Birmex: simulación, nueva ‘mafia’ y un general

Mario Maldonado

El cambio de estafeta en Birmex no parece resolver el problema del desabasto

La ‘mafia’ en la distribución de medicamentos que denunció el presidente Andrés Manuel López Obrador no se ha terminado y, peor aún, ahora está incrustada en su administración. El problema adicional es que es inoperante, a pesar de que sigue contando con multimillonarios recursos que controlarán las fuerzas armadas y dos empresas privadas beneficiarias.

El cambio de estafeta que ordenó el Presidente en Birmex, la distribuidora de vacunas y medicamentos del gobierno, no parece que vaya a resolver el problema del desabasto de medicinas que hay en el país, toda vez que la estructura fallida e ineficiente se mantiene y lo único que se modifica es el mando militar, que ahora tendrá a cargo el general Jens Pedro Lohmann.

Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex) tiene un presupuesto de 7 mil 998 millones de pesos para 2022, insuficiente para repartir los medicamentos y vacunas que requieren los centros de salud y hospitales públicos, pero suficiente para que un nuevo duopolio privado controle el negocio.

Los jugadores que están consolidándose en este negocio son Médica Farma Arcar S.A. de C.V. y Vantage Servicios Integrales de Salud S.A. de C.V., dos empresas cuyos contratos suman más de 5 mil millones de pesos este año y, muy probablemente, serán las que concentren el presupuesto de 2022.

Birmex, con todo y su nuevo mando militar, no funciona sin el Insabi, a cargo del arqueólogo y amigo del Presidente, Juan Antonio Ferrer, quien al inicio de su gestión dijo que contrataría a 11 proveedores de logística para garantizar la distribución de los medicamentos y material de curación.

Las firmas acusadas de corrupción por AMLO, como Dimesa, del empresario Carlos Álvarez; Maypo, de Carlos Arenas; Fármacos Especializados, de Antonio Pérez Fayad, y Savi Distribuciones, de Francisco Villela Javier Salazar, fueron descartadas, a pesar de que en realidad nunca se retiraron del mercado y mantuvieron contratos con el IMSS.

Las nuevas ganadoras de este negocio son la distribuidora Médica Farma Arcar y Vantage Servicios Integrales de Salud, las únicas que acompañarán a Birmex, que hasta hace unos días encabezaba Pedro Zenteno, para distribuir las medicinas.

Arcar y Vantage repartirán un total de 2 mil millones de piezas de medicamentos, cuyo valor asciende a 100 mil millones de pesos. Sus ganancias rondan entre 5% y 10% del valor total del producto que distribuyen.

Esto significa que en un solo año, a Médica Farma Arcar se le van a adjudicar contratos de por lo menos 2 mil 500 millones de pesos, el mismo volumen que la firma ha obtenido con los institutos del sector salud en los últimos 10 años.

Farma Arcar fue constituida en Cuautitlán Izcalli el 11 de febrero de 2005. La compañía, en la que figuran como socios mayoritarios Agustín Padilla Rubio y su esposa Araceli Villaseñor Díaz, consiguió contratos en el sexenio de Enrique Peña Nieto por un monto anual de alrededor de 300 millones de pesos; sin embargo, en septiembre de 2019 las actividades permitidas en su objeto social cambiaron para celebrar, realizar e intervenir en toda clase de negocios.

Vantage Servicios Integrales de Salud es representada por Alejandro Monjaraz Gómez. Esta firma tiene contratos acumulados por casi 900 millones de pesos, siendo 2017 su mejor año de operaciones, cuando logró vender al sector público servicios por casi 600 millones de pesos.

Ambos son los nuevos ganadores en los medicamentos, junto con Birmex, una empresa de papel que, en realidad, dejó la distribución en manos de empresas privadas.

Día definitorio en el TEPJF

Hoy al mediodía se definirá el destino de los tres partidos políticos que se quedaron sin registro tras las elecciones intermedias del pasado 6 de junio. Se trata de Redes Sociales Progresistas, Partido Encuentro Solidario y Fuerza por México. Este último, fundado por Pedro Haces, es el que tiene mayores posibilidades de éxito en la impugnación que presentó ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). La votación podría inclinarse a su favor en un cerrado cuatro a tres de los magistrados, aunque la decisión es aún de pronóstico reservado.

En las pasadas elecciones, Fuerza por México obtuvo una votación de un millón 216 mil 780 personas, con lo cual se quedó en 2.56%, debajo del 3% necesario para mantener el registro que obtuvo el 19 de octubre de 2020. Sin embargo, presentó una impugnación ante el TEPJF, argumentando que la autoridad electoral no tomó en cuenta la situación extraordinaria de la crisis sanitaria que impidió una mayor participación ciudadana.

La decisión de los magistrados encabezados por el presidente del TEPJF, Reyes Rodríguez, será definitoria en el proceso democrático del país de cara a las elecciones de 2022, en las que se votarán seis gubernaturas; las de 2023, cuando se renovarán los gobierno de Coahuila y el Estado de México, y las presidenciales de 2024.

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios