Beneficia SCT de AMLO a contratistas de Peña

Mario Maldonado

Las licitaciones cayeron en jurisdicción del Centro SCT del Estado de México, que dirige Apolonia Martínez, otrora directora General de Vialidad del gobierno mexiquense

La cruzada anticorrupción del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido puesta en entredicho varias veces, en distintas dependencias federales. Una de ellas es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), donde las irregularidades en la construcción y contratación de proyectos es cada vez más evidente.

Recientemente se realizaron las licitaciones correspondientes a la conectividad vial del aeropuerto en la zona militar de Santa Lucía, las cuales en su mayoría otorgaron contratos a empresas vinculadas al gobierno del expresidente Enrique de Peña Nieto y cuyas ofertas se encontraban entre las más caras de los concursos.

Se trata de contratos para la construcción de entronques y tramos carreteros de más de 500 millones de pesos, que si bien son menores a los montos que se manejaban en sexenios anteriores, son considerables dada la austeridad del actual gobierno y la prácticamente nula inversión en infraestructura.

Las licitaciones cayeron en la jurisdicción del Centro SCT del Estado de México, que dirige Apolonia Martínez Yáñez, otrora directora General de Vialidad del gobierno mexiquense.

Martínez Yáñez se colgó de la 4T por su relación con el actual secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis Díaz, con quien trabajó en la planta de asfalto de la Ciudad de México y forjó una muy cercana relación.

Desde su llegada al cargo ha mostrado sus tendencias priistas, con apoyos a municipios gobernados por ese partido y bloqueos a proyectos de municipios morenistas del oriente del estado, lo que la ha hecho acreedora incluso a un extrañamiento del Congreso local.

Las tendencias para favorecer a los grupos peñistas se observan en por lo menos tres licitaciones relacionadas con el Aeropuerto Felipe Ángeles, específicamente las relacionadas con el entronque del kilómetro 42+020 de la carretera libre México-Pachuca; el entronque del kilómetro 42+751 de la misma vía y la modernización del camino a San Jerónimo desde el kilómetro 0+000 hasta el kilómetro 2+100.

En la licitación del primer entronque llama la atención la asignación del contrato, el pasado 29 de abril, a la empresa Jaguar Ingenieros Constructores, la cual, con una propuesta económica superior a 556 millones de pesos, se encontraba en el lugar número 10 en el ranking de ofertas, cuando la más barata apenas superaba 493 millones de pesos.

Jaguar es una empresa ligada a Rodrigo Ramírez Reyes, exoficial mayor de la SCT en la época de Gerardo Ruiz Esparza. Su propietario es Moisés Zecua, quien pasó en 10 años de ser un laboratorio de proyectos de construcción a ganar contratos de miles de millones de pesos de la mano de los funcionarios cercanos a Peña Nieto, como el relacionado con la construcción de la Torre de Control del fallido Aeropuerto de Texcoco, en el que se presentó en alianza con Aldesa —la constructora del Paso Express—y por el que fue inhabilitado un año en la actual administración.

La segunda licitación se asignó al Grupo Constructor Pirámide, que ofreció las obras por un monto de 184 millones de pesos. Fue la oferta número 23 en el pool, es decir una de las más caras.

Y finalmente está el contrato para la modernización de la carretera San Jerónimo. Esta obra se asignó por poco más de 60 millones de pesos —la oferta número 12 de la licitación— a la empresa Imagen Corporativa Atlanta, una constructora de Tamaulipas ligada a Eduardo Luque Altamirano, exdirector del Centro SCT en el Estado de México, muy cercano también al fallecido exsecretario Gerardo Ruiz Esparza.

 

[email protected]
Twitter:@MarioMal
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios