Se encuentra usted aquí

AT&T oferta por canales de Fox, pero no avanza

La concentración de los dos gigantes de contenidos, más allá del poder de mercado que lograrían, ha sido polémica por un presunto conflicto de interés al cual el presidente Andrés Manuel López Obrador incluso se ha referido públicamente
22/10/2019
01:50
-A +A

La fusión entre Disney y Fox en México, aprobada en marzo por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y condicionada a la venta de activos, avanza a paso de tortuga y no deja de causar polémica entre la industria.

El 1 de noviembre se vence el plazo que fijó el IFT para que Disney se deshaga de los canales de Fox Sports, lo cual no ha conseguido. AT&T ya puso una oferta sobre la mesa, por cerca de 80 millones de dólares, pero no ha sido aceptada por Disney.

Parece ser que la empresa que lleva Diego Lerner en América Latina, y dirige el millonario Bob Iger a escala global, se está tomando su tiempo mientras negocia con los interesados y diseña un plan para no perder su hegemonía en la transmisión de contenidos deportivos en la televisión de paga.

Según el IFT, las señales de ESPN y Fox Sports podrían concentrar cerca de 80% de la participación de mercado en la categoría deportiva.

El IFT puede darle una prórroga de seis meses a Disney para que encuentre comprador, siempre y cuando justifique la extensión del plazo, y todo apunta a que así será. Si en esa ampliación no lograr colocar los canales de Fox, el regulador podría desincorporarlos mediante un liquidador.

Parece que el agente colocador que designó Disney para la venta de Fox Sports, el cual fue aprobado por el IFT, no hizo bien la valuación de los activos y por eso no han podido aceptar o negar la oferta de AT&T.

La concentración de los dos gigantes de contenidos, más allá del poder de mercado que lograrían, ha sido polémica por un presunto conflicto de interés al cual el presidente Andrés Manuel López Obrador incluso se ha referido públicamente.

En febrero pasado, el Presidente se refirió en su conferencia matutina a un funcionario que trabajó en el IFT y que fue contratado por una de las empresas involucradas. Se trata de Ernesto Estrada, comisionado del regulador de septiembre 2013 a febrero 2017, quien junto con Eduardo Pérez Motta, expresidente de la Comisión Federal de Competencia, fungieron como representantes legales de Disney y Fox mediante el despacho Sai Asesores.

Como comisionado del IFT, Ernesto Estrada propuso a Georgina Kary Santiago para encabezar la Unidad de Competencia del organismo, puesto que mantiene desde 2013 y que fue clave para aprobar la fusión entre los dos gigantes de contenidos.

Legisladores de Morena también han cuestionado dicha relación y han externado su extrañamiento ante el Órgano Interno de Control del IFT, a cargo de Gricelda Sánchez Carranza, quien fue nombrada por la Cámara de Diputados en mayo, y se estrenó precisamente con este asunto.

Chico Pardo genera dudas. El SPAC (Empresa de Adquisición con Propósito Especial) del fondo Promecap, de Fernando Chico Pardo, está por cerrar una inversión en el Grupo Acosta Verde, un desarrollador de centros comerciales basado en San Pedro Garza García, Nuevo León.

Este vehículo de Promecap estaba llamado a invertir capital en empresas de alto potencial que, con el expertise de Chico Pardo —inversionista a quien le han apodado el George Soros mexicano—, iban a ‘volar’ y a generar valor para sus inversionistas.

Sin embargo, pese a que Acosta Verde no es una mala empresa —está altamente sofisticada— se trata de una firma con varios intentos de hacer un IPO, pero no ha tenido eco en el mercado; en parte porque las Fibras han sido un vehículo con poca liquidez y rendimientos bajos y conflictos de interés.

En 2005 hicieron un joint venture con Prudential; luego, en 2015 emitieron deuda de largo plazo por 3 mil millones de pesos, y en 2017 cerraron una segunda ronda de inversión con Sam Zell de Equity International.

Ahora, con la inversión de Promecap por 300 millones de dólares se van a preparar para los mercados bursátiles, aunque en realidad el mayor beneficiario de ello será el inversionista Sam Zell. Su inversión de hace un par de años será revaluada con la inyección de la firma de Chico Pardo, generando un buen retorno para sus fondos mientras que los inversionistas mexicanos se quedarán con más activos inmobiliarios de retail en sus carteras, con poco upside, y con el gran reto del e-commerce creciendo a doble dígito en el país.

Twitter: @MarioMal
Correo: [email protected]

Mario Maldonado
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...