AMLO quiere a Colmenares fuera de la ASF

Mario Maldonado

Colmenares quiso cabildear una reelección con personajes que considera poderosos

De gira por Baja California, el fin de semana pasado Andrés Manuel López Obrador recibió las primeras noticias sobre el informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) correspondiente al 2019, su primer año de gobierno. El dato que lo puso fúrico fue el del costo de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, que se estimó en 331 mil 996 millones de pesos, tres veces más de lo anunciado por su administración.

El Presidente giró instrucciones a su Consejería Jurídica y a la Secretaría de Hacienda para que contrastaran la información. Las llamadas a la ASF confirmaron la sospecha: hubo errores en el cálculo del costo de la cancelación, aunque no fueron deliberados. Sin embargo, esta sola pifia terminó ensuciando todo el informe, que reveló anomalías por 44 mil millones de pesos del gobierno de López Obrador, un monto superior en 14 mil millones a las irregularidades detectadas en el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto.

La historia de la elaboración del informe cruza además por una serie de cálculos políticos y presuntas revanchas que apuntan hacia el titular de la ASF, David Colmenares Páramo, y a otros funcionarios de su primer círculo.

Colmenares quiso cabildear una muy adelantada reelección con personajes que considera poderosos del presente gobierno, pero el resultado fue un escándalo que ocasionó que el presidente López Obrador pidiera su cabeza.

Fuentes cercanas a la ASF comentaron que Colmenares y su primer círculo decidieron administrar la información para beneficiar a sus aliados y, de paso, tomar revancha por viejas y nuevas rencillas que mantienen con ciertas figuras del gabinete presidencial.

En el equipo de confianza del Auditor Colmenares se encuentran el Auditor Especial de Seguimiento e Informes de Investigación, Isaac Rojkind Orleansky; el Titular de la Unidad Técnica, Eber Omar Betanzos Torres; el Titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos, Víctor Manuel Andrade Martínez, y el Director General Jurídico, Heladio Ramírez Pineda.

Eber Betanzos y Víctor Andrade tienen deudas añejas con la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval. El primero porque fue señalado por la funcionaria de realizar 59 viajes nacionales e internacionales durante su paso como subsecretario en la misma dependencia durante el gobierno de Peña Nieto –de 2016 a 2018–, con un cargo al erario público por más de 3.4 millones de pesos.

La revelación de estos viáticos descarriló la candidatura de Betanzos a una posición de magistrado Anticorrupción, un puesto hacia el que era impulsado por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, con quien guarda una relación familiar.

El caso de Andrade Martínez también es particular, pues como hermano del otro exsecretario de la Función Pública peñista, Virgilio Andrade, mantiene una confrontación directa con los contralores de Irma Eréndira, en la que también se ve involucrado Heladio Ramírez Pineda, hijo del exgobernador de Oaxaca, Heladio Ramírez López.

Lo anterior, aunado a que en la Auditoría se guarda una impecable relación con el Senado y con el líder de la bancada morenista, Ricardo Monreal –quien impulsa la candidatura de Félix Salgado a Guerrero, en detrimento de Pablo Amílcar Sandoval–, completó el caldo de cultivo para lanzar un misil con dedicatoria a la muy cuestionada secretaria de la Función Pública, hermana del excandidato a la gubernatura de Guerrero.

En estas condiciones era de esperarse que la ASF avalara las manifestaciones de transparencia que David Monreal realizó sobre su programa Crédito Ganadero a la Palabra. 

También era de esperarse que en este manejo político se pasaran por alto los errores que efectivamente tenía la Auditoría de Desempeño relacionada con la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, la cual contó como gasto los compromisos adquiridos a futuro y desató la furia del presidente López Obrador, quien le pidió a Arturo Herrera evidenciarlos.

La cabeza del Auditor está en riesgo y el Presidente buscará hacerla rodar antes de que su mayoría en el Congreso se ponga en riesgo en las elecciones del próximo 6 de junio.
 

Fonatur adjudica hoy Tramo 5

Hoy el Fonatur anunciará al consorcio ganador del Tramo 5 Norte del Tren Maya, que irá de Cancún Aeropuerto a Playa del Carmen. Cubrirá 46 kilómetros de longitud por los que se prevé circulen unos 14 millones de turistas al año.

Son 10 los grupos interesados en la licitación, algunos que ya tienen otros tramos del proyecto o que han presentado irregularidades en contratos pasados. En este último segmento están la española Caltia Concesiones, de José Luis Saravia Centeno; Sacyr, de Manuel Manrique Cecilia; Caabsa, de Luis Amodio Herrera, y Aldesa, de Alejandro Fernández.

Los que ya tienen en sus manos contratos son ICA, de Guadalupe Phillips, con el Tramo 4 que va de Izamal a Cancún, y Grupo México, de Germán Larrea, con el Tramo 5 Sur que va de Playa del Carmen a Tulum.

Veremos a qué empresa le adjudican el Tramo 5.
 

@MarioMal
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
asf
Guardando favorito...

Comentarios