Suscríbete

AMLO, el G10 y el pacto Monterrey

Mario Maldonado

El viernes por la noche el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con ocho empresarios del poderoso Grupo de los 10 de Monterrey (G10). La cena fue en el Club Hípico La Silla, propiedad del exjefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo. En la tertulia también estuvo presente la nueva secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, quien como publicamos en diciembre, fue propuesta –o impuesta– por Romo para tomar los destinos de esa cartera.

Varios temas se abordaron en la reunión, que se extendió por más de dos horas. El más importante para los empresarios regiomontanos fue el de la reactivación económica, el cual cruza por el éxito de la campaña de vacunación, que ya desde el inicio evidenció los grandes retos que significa inocular a la población. La solicitud de los industriales fue dejar que la iniciativa participe en el proceso, desde el financiamiento, la adquisición, distribución y aplicación de la vacuna, hasta las negociaciones con las farmacéuticas y sus proveedores de insumos para asegurar el abasto y la producción.

Ya con conocimiento previo de esta solicitud, el mismo viernes por la mañana López Obrador dijo en su conferencia matutina que gobiernos estatales y empresas privadas tienen autorización para comprar la vacuna contra el Covid-19 siempre y cuando cumplan ciertos lineamientos. Sin embargo, se ve cuesta arriba que en el corto plazo los esfuerzos de los privados surtan efectos dada la gran demanda de los antígenos y los acuerdos de farmacéuticas como Pfizer, AstraZeneca y Cansino con los gobiernos de diferentes países.

Para los industriales mexicanos, la premura de la campaña de vacunación tiene que ver también con la recuperación de la demanda de Estados Unidos y el objetivo de Joe Biden de vacunar a 100 millones de ciudadanos en 100 días. Si el sector industrial no logra reactivar pronto sus plantas, y mantener protegidos a sus trabajadores, la cadena de producción de Estados Unidos se verá afectada por la falta de proveeduría de insumos mexicanos. El riesgo de incumplir los acuerdos establecidos en el TMEC está latente.

Otro tema de primera importancia fue la reforma a la Ley Federal del Trabajo en materia de subcontratación laboral. Le decíamos que el tema está entrampado en el reparto de utilidades. Los empresarios quieren que se otorgue con base en la productividad de cada trabajador y no según los días laborados, pero en la Secretaría del Trabajo, de Luisa María Alcalde, están cerrados, toda vez que lo consideran un derecho casi innegociable, el cual está en el rango de 10% de los ganancias de los corporativos. La discusión se llevará al límite, con la intermediación de Tatiana Clouthier, quien intentará llevar las propuestas de ambos grupos a un punto medio.
La política energética del actual gobierno también fue materia de discusión, aunque en este tema poco pudieron avanzar los empresarios regiomontanos. El presidente López Obrador se mantiene firme en privilegiar a Pemex y CFE sobres los interés y los acuerdos firmados con los privados, con todo y los problemas legales que van a acarrear para su gobierno.

Finalmente se abordó el tema político. El apoyo a la candidata de Morena, Clara Luz Flores, a la gubernatura de Nuevo León, con quien AMLO se reunió el sábado. Si bien la exalcaldesa de Escobedo no es mal vista por el poderoso Grupo de los 10 –que impuso al Bronco y ha sido clave en la designación de los gobernadores de NL desde su creación–, los hombres de negocios no estaban dispuestos a darle un cheque en blanco al Presidente.

También con la intermediación de Clouthier –quien declinó hace unos meses buscar la candidatura y le dejó el camino libre a Clara Luz–, y de Alfonso Romo, se llegó a un acuerdo en el que el G10 no bloqueará a la candidata, y conforme avancen los temas pactados en la cena del Club Hípico La Silla, eventualmente le darán su respaldo.

Para sellar “el pacto”, por parte de los empresarios estuvieron Armando Garza Sada, de Alfa; Juan Ignacio Garza Herrera, de Xignux; Eduardo Garza, de Frisa; Rogelio Zambrano, de Cemex; Adrián Sada, de Vitro; Raúl Gutiérrez Muguerza, de Deacero; Juan González Moreno, de Gruma, y Federico Toussaint, de Lamosa.

No estuvieron el presidente de FEMSA, José Antonio El Diablo Fernández, ni el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar. Poncho Romo no los convocó.

Salud y limpieza

A pesar de que en la Secretaría de Salud es donde urgen más recursos para atender la pandemia del Covid-19, el equipo que lleva Jorge Alcocer Varela hace de las suyas desde la Dirección de Recursos Materiales, a cargo de Omar Valdés. Su área de servicios emitió una convocatoria para que los directores administrativos de las entidades paraestatales sectorizadas y organismos descentralizados recurran a la figura de adhesión para integrarse al contrato por 407 millones de pesos para la limpieza de sus instalaciones.

El asunto es que este ya se asignó a través de un contrato marco que elaboró la Secretaría de Hacienda, de Arturo Herrera. El pago máximo a los trabajadores se fijó en 7 mil 715 pesos, pero en la Secretaría de Salud aprobaron entregar 10 mil pesos a cada uno de ellos.
 

@MarioMal
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios