¿Vuela vuela..?

Marcela Gómez Zalce

La estrategia de la imagen de los aterrizajes fue un acto de mera propaganda

Se considera aeropuerto de ciudad a aquellos que presentan su desarrollo inmerso en la trama urbana de la metrópolis a la que sirven. El proyecto de desenvolver aeropuertos secundarios se ha constatado que ayuda a contribuir a la economía de áreas con bajos índices de crecimiento. Desde finales de la década de los 80 los aeropuertos de muchos países han venido experimentando un gran cambio sobre todo en lo que se refiere a la gestión y operación de los mismos. En la actualidad un aeropuerto se considera una empresa comercial y en los países más desarrollados sus beneficios no son sólo económicos sino tienen una visión social, cultural y de comunidad.

No existe ciudad global sin aeropuerto y viceversa tomando en cuenta que el concepto de ciudad global está íntimamente ligado a la temática de la competitividad urbana.

Los aeropuertos además de satisfacer las necesidades aeronáuticas y materializar los efectos del transporte aéreo, se han convertido en importantes estrategias de “city marketing” que ayudan a la proyección de la imagen de la ciudad y del país en la que se enmarcan en la esfera global al tratarse de instalaciones simbólicas ligadas a las dinámicas culturales de la sociedad actual.

Todo lo anterior contrasta de manera brutal sobre el corte de listón propagandístico que hizo hace unos días López Obrador en la instalación militar en Santa Lucía. Entusiasmado sentenció que “…se demostró que pueden manejarse tres aeropuertos al mismo tiempo...” refiriéndose al de la base militar, el AICM y el de Toluca. Es probable que al Ejecutivo le hayan dado “otros” datos. Esta dinámica de salir al micrófono y soltar verdades a medias ya es una delicada manía que le aparece de manera inconsciente.

Discutir sobre el aterrizaje de esos tres vuelos coordinados como ejemplo de la funcionalidad de tres aeropuertos, mismos que provocaron un paro en las operaciones de vuelos en Toluca y AICM , es por demás una pérdida de tiempo. Al presidente no le es relevante la complejidad logística aérea para su narrativa de giras electorales.

La estrategia de la imagen de los aterrizajes fue un acto de mera propaganda y su mensaje sobre la corrupción alrededor del diagnóstico del centro de investigación MITRE de haber sido sobornado por el gobierno anterior sin prueba alguna, navega en ese océano de (urgentes) distractores ante el desbordamiento de la crisis del Covid-19, los más de 170 mil muertos, los contagios y las vacunas.

Pronto López Obrador necesitará al sector privado para inocular de manera masiva a millones de mexicanos y la relación con la clase empresarial dista mucho de estar en óptimas condiciones. La cena sostenida con empresarios en Monterrey y con Tatiana Clouthier y Alfonso Romo hace unas semanas, donde por cierto el presidente ya presentaba síntomas leves y andaba esparciendo el SARS-COV-2, emergieron señales de esa gélida distancia con la cuatroté.

El asunto del outsourcing ha quedado fuera de la agenda —pese a que regresará a la agenda bilateral por la presión del T-MEC— pero el sabor de boca final es que esa luna de miel impulsada por Romo es cosa del pasado. Y López Obrador lo siente y lo pulsa. En estos momentos su foco está en el plano electoral donde apuesta todo para consolidar su transformación.  

Sin embargo, ante la exitosa estrategia del presidente Joe Biden para encarar la pandemia que ya se refleja en un desplome en contagios gracias a una agresiva logística de vacunas (adquiriendo 200 millones de dosis más) y protocolos sanitarios, México quedará más expuesto como un gobierno indolente e ineficaz. Para cuando la administración de los Estados Unidos tenga mejor control de su crisis sanitaria quizá en abril, tensará la cuerda junto con Canadá —que ya ha hecho duras declaraciones sobre el tema de la ley eléctrica— en los temas importantes del T-MEC y de seguridad. Y las señales indican un camino muy difícil en una coyuntura de enormes asimetrías y sin los perfiles adecuados para ello.

POR LA MIRILLA

Si nada cambia, Elvira Daniel irá a la embajada en Washington encargada de asuntos en estrategias económicas. Saque sus conclusiones…

@GomezZalce

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios