Psicosis y surrealismo

Marcela Gómez Zalce

El reciente golpe a las finanzas del CJNG es una señal de que se trastocarán los hilos de complicidades dentro del Estado mexicano

El lenguaje es la principal herramienta social mediante la cual conseguimos llevar a cabo nuestra vida en comunidad. Para ello, construimos mensajes a partir de símbolos cuyo significado depende de muchos elementos. Empleando la verdad o la mentira, el propósito fundamental del usuario del lenguaje es influir en el oyente para su propio beneficio mediante el cumplimiento del propósito de las palabras por él pronunciadas. Es importante para evitar la manipulación de un mensaje inconsistente saber hablar con eficacia y claridad.

La fallida narrativa del presidente de los abrazos, no balazos, han disparado la violencia en México. Las cifras no mienten y el río de sangre pese a la pandemia y el confinamiento no se ha detenido y el futuro no luce promisorio. Hoy las autoridades pronostican un escenario complejo para la “nueva normalidad” en materia de seguridad, sin mapa ni estrategia. El crecimiento de la impunidad gracias al vergonzoso ejemplo del operativo fallido para detener y extraditar al delincuente en Culiacán y el crecimiento de las operaciones del grupo criminal Cártel Jalisco Nueva Generación han sido poderosas razones para que Estados Unidos ponga un alto presionando a México para dar resultados. El reciente golpe en el operativo denominado Ágave Azul a las finanzas del grupo criminal es una señal de que se trastocarán los hilos de las complicidades dentro del Estado mexicano y las acciones de la UIF a petición expresa de autoridades estadunidenses tendrán secuelas y una de ellas será la respuesta del grupo delincuencial cuyo líder, Nemesio Oseguera “El Mencho”, es ya un blanco prioritario. Se asume que en este desordenado e ineficaz gobierno debe existir un serio análisis de inteligencia y prospectiva conjunto con autoridades estadunidenses para estar en alerta máxima.

El tema no es menor ya que se suma al peligroso escenario del errático manejo de la pandemia Covid-19 donde se siguen balbuceando contradicciones y estupideces sobre consejos, semáforos, cifras, modelos y curvas no aplanadas: Se acabó el confinamiento pero no la sana distancia pero hay que quedarse en casa porque el político científico sigue corrigiendo la fecha del pico de contagios. Y la aberración de la falta de empatía presidencial ante la tragedia sanitaria y su exhorto de no caer en psicosis ni alarmarse por los muertos esbozan un cuadro integral de un péndulo emocional digno de estudio.

Tradicionalmente el psicoanálisis recomendaba no escuchar demasiado al psicótico y hacer hablar al neurótico (Jacques Munier). En la locura, como fenómeno clínicamente observable, se consuma la realización plena de la identificación, el sujeto cree ser efectivamente aquello con lo que se identifica, con inmediatez. La fusión del pensamiento-acción, un tipo de sesgo cognitivo, puede ser entendido como un tipo específico de pensamiento mágico o de creencia supersticiosa. La pandemia es un espejismo y si no se roba, miente y traiciona se edifica la fuerza moral para evitar contagios. Sin olvidar por supuesto, respirar con calma y contar hasta 10..

Y allá en Estados Unidos se llega a un punto de inflexión ante la crisis sanitaria y el caos desencadenado por la brutalidad policiaca como disparador de un conflicto latente sobre el racismo. Ante ello el presidente Trump prepara sus tropas para aplastar la protesta social y construir su narrativa reeleccionista.

Surrealismo puro, pues.

@GomezZalce

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios