El domingo 26 de abril la institución financiera internacional BID invest, que es parte del grupo del banco interamericano de desarrollo, en conjunto con el Consejo Mexicano de Negocios(CMN) una organización que integra el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), publicaron un comunicado conjunto donde señalan que con el objeto de lograr un adecuado funcionamiento de las cadenas productivas y de suministro y lograr la optimización del capital en trabajo de las empresas, así como apoyar la continuidad de las actividades productivas y proteger el empleo, buscan en colaboración y apoyo con la banca comercial local e internacional y la banca de desarrollo implementar líneas de factoraje inverso para pago de proveedores de la planta nacional.

El BID invest y el CMN informan que en México existen más de 4 millones de mipymes con hasta 250 trabajadores y que estas aportan el 42% del PIB nacional y contribuyen con el 78% del empleo del país.

Con el convenio se pretende lanzar un programa por un monto global de 12 mil millones de dólares a 30,000 mipymes de México a través de créditos resolventes a un plazo medio de 90 días para descontar facturas en el modelo de cadenas productivas.

Ya antes a principios del mes de abril, el CCE le habían hecho unas propuestas para un posible plan de reactivación al presidente López Obrador, mismas que en su totalidad habían sido rechazadas por el mandatario, quien decidió presentar su propio programa.

El sector empresarial se dio cuenta que no se puede contar con el gobierno de López obrador por su dogmatismo, su animadversión con el sector, y su ideología de izquierda que fomenta la división, el maniqueísmo y la lucha de clases.

Así la IP ideó que para salir adelante de esta crisis tan grave que se vive por el Covid 19 las soluciones, y programas y apoyos tendrán que venir de la sociedad civil y de la I.P. es decir que la sociedad civil deberá rebasar al gobierno por la derecha y por la izquierda. Porque el Gobierno de AMLO será un lastre en la recuperación económica. Ya lo había dicho el presidente López, que siempre dice lo que piensa, que esta crisis “le vino como anillo al dedo” para afianzar el propósito de la transformación, léase su proyecto político.

Así en su mañanera del lunes 27 a pregunta expresa sobre el acuerdo del BID y los empresarios, para que un problema de liquidez no se convierta en uno de solvencia, se le cuestionó sobre el posible aval de la SHCP y el presidente contestó: “ese aval no podemos otorgarlo…y además no me gusta el modito de que se pongan de acuerdo y quieran imponernos sus planes. ¿Cómo se hace un acuerdo y que ahora hacienda lo avale? ¿y, que, nosotros estamos aquí de floreros, de adorno? Es mucha prepotencia”, acusó el presidente.

El presidente le mandó un claro mensaje al sector empresarial, “estoy molesto y conmigo nada y si mi nada”, al extremo de molestarse por que los empresarios han tomado la iniciativa para buscar soluciones, “los como si”, para salir adelante en la crisis, incluso establecer diálogo con Hacienda en la búsqueda de soluciones, y que sea Hacienda quien las comunique al presidente. ya no buscar ellos perder el tiempo en el intento de dialogo directo con el primer mandatario. “hablemos con los que escuchan”, dice la IP.

En esa misma mañanera el presidente dijo: “es de sabios cambiar de opinión, el tener capacidad para rectificar, no regordearnos el error, no caer en la auto complacencia, sino poder rectificar y eso también se reconoce, eso es meritorio.”

El problema del presidente López es que no escucha, oye pero no escucha, no se escucha ni a sí mismo, por eso su problema es el modito.

 

Ingeniero industrial y empresario

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios