El desalojo ilegal de más de 1,500 animales en refugio

Maite Azuela

El gobierno de la Ciudad de México tendría que evaluar qué tipo de participación decide tener en este atropello incitado por intereses inmobiliarios

“Los perros son lo que nos une al paraíso. No conocen negatividad, celosía ni descontento”
-Milán Kundera

En México hay poquísimos espacios para dar refugio a perros abandonados. Todavía más pocos con la atención profesional y comprometida que ha ofrecido de forma ininterrumpida desde 1977 el Refugio Franciscano. Hoy en día alberga a 1,492 perros y 36 gatos esterilizados y vacunados.

El terreno que ocupa es producto del legado del Sr. Antonio Haghenbeck, quien antes de morir estipuló que podría ser utilizado por el Refugio Franciscano AC siempre y cuando se dedicaran a la labor de proteger animales. Durante estos 45 años han recibido un total de 24,047 animales.

La asignación del terreno al Refugio Franciscano AC fue realizada mucho antes de que la zona de Lomas de Vista Hermosa, Cuajimalpa, se convirtiera en una de las más caras del país. Se habilitó desde entonces de modo que de los 10,000 mts2 se ocuparon 3,000 mts2 con la infraestructura mínima para dar una atención de calidad. El predio donde se encuentra el Refugio además de ser el hogar de más de 1,500 animales también cuenta con un pequeño bosque de 5 hectáreas aproximadamente, al que los perros tienen libre acceso.

Conforme la zona en la que se ubica comenzó a incrementar su plusvalía, el Refugio se ha visto amenazado por los intereses económicos desde hace más de 12 años con el objetivo de explotar el terreno de manera comercial. Contraviniendo lo estipulado en el testamento del Sr. Haghenbeck, quienes ahora dirigen su fundación, han empezado una campaña de desinformación en contra del Refugio Franciscano, donde han reproducido imágenes falsas de hacinamiento y malas condiciones de vida, y han reproducido una narrativa ambigua sobre el conflicto.

¿Sus intereses están colocados en el bienestar de los animales que gozan del refugio o en los posibles beneficios que podría representar la venta de esos terrenos con el alza de precios actual?

El 5 de abril intentaron desalojar el Refugio sin conseguirlo. Recurrieron a artimañas legales y el juez José Manuel Salazar Uribe, del Juzgado 60 de lo Civil de la Ciudad de México, emitió de manera irregular y arbitraria, una orden de desalojo, para poner a la venta el predio y convertirlo en un desarrollo inmobiliario de alto nivel. La legalidad de esa orden aún se encuentra sujeta a discusión, por faltas al debido proceso.

No está de más advertir que, si la sentencia se ejecuta, ocasionaría efectos y consecuencias irreparables para los perros y gatos, así como para la sociedad, en virtud de la labor asistencial que presta el Refugio Franciscano.

El Juez 60 Civil instruyó a llamar a la Brigada Animal de Vigilancia de la CDMX, de modo que el gobierno de la Ciudad de México a cargo de Claudia Sheinbaum, tendría que evaluar qué tipo de participación decide tener en este atropello incitado por intereses inmobiliarios. ¿Quién decidirá el destino de estos animales? ¿Qué garantías habría de que cientos de ellos no sean arrojados de nuevo a una vida de calle poniendo en riesgo su integridad y vida y generando una crisis sanitaria?

Hoy en día, no existe un número exacto de cuántos perros hay en México. Sin embargo, las últimas cifras obtenidas —hace cuatro años—, arrojaron que en el país existen cerca de 23 millones de perros, de los cuales 70% están situación de calle. Esto nos ubica en el 1er. lugar de Latinoamérica con mayor población de perros callejeros.

De ejecutarse la sentencia en los términos que propone el Juez 60 Civil, se consumaría un acto que resultaría imposible de reparar en perjuicio de seres vivos con dignidad que se encuentran en resguardo y cobijo por el Refugio Franciscano, en virtud de la labor asistencial que presta en beneficio de la sociedad. 
 

@MaiteAzuela

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios