Suscríbete

La generación Z

Luis 'Tigre' Baraldi

Los dueños de los equipos y Ligas han comenzado a preocuparse porque la afición a sus equipos —en promedio— ha disminuido a nivel global

Las ligas profesionales de los diversos deportes alrededor del mundo basan sus ingresos en los derechos de televisión, que reciben de los diversos canales, con el objeto de que los anunciantes puedan invertir sus presupuestos de publicidad para que tengan ventanas interesantes y puedan llegar a sus clientes, pero han descuidado a la Gen Z, los nacidos después de 1996, quienes interactúan muy diferente a los millennials y los baby boomers.

Hasta hace unos meses, el mercado de los derechos de televisión en todo el mundo ascendía a más de 50 mil millones de dólares anuales, repartidos entre todos los deportes, y destacan —entre los que más dinero reciben por sus derechos— el futbol, el basquetbol, el cricket y el tenis.

Desde luego, los eventos más trascendentales son los diversos torneos de futbol avalados por la FIFA, desde campeonatos mundiales, Champions y Liga Premier. El basquetbol con la NBA y las Ligas europeas. El cricket, por su parte, en otras partes del mundo reporta 2.5 billones de aficionados y el tenis tiene, en sus cuatro torneos de Grand Slam y la Copa Davis, grandes audiencias a nivel global.

Puedes leer: "Más pleitos y escándalos que títulos tiene Miguel Herrera"

Los chicos de 12 a 17 años de edad aún son considerados como aficionados fieles a sus equipos, pero —poco a poco— los teléfonos móviles están acaparando la atención de ellos y ya les da igual ver un partido por televisión que no. Ahora, los dueños de los equipos y Ligas alrededor del mundo han comenzado a preocuparse porque la afición a sus equipos —en promedio— ha disminuido a nivel global, del 42% hace 10 años, al 34% en cifras actuales.

Estos datos prenden las alarmas entre los dueños de los equipos, directivos de las Ligas profesionales, directores de publicidad de las marcas anunciantes, productores y televisoras, para que los ejecutivos abran los ojos y dediquen su imaginación y creatividad al servicio de sus marcas, actualizando las técnicas para que sean mejor aprovechadas por esta Gen Z.

Porque se va desconectando de lo que tradicionalmente era seguir al equipo que su abuelo o de su papá y hoy prefieren una app o un celular a una playera de su equipo favorito. ¡Vamos! Hoy, la televisión hace esfuerzos desesperados por crear expectación y seguimiento de sus transmisiones, que son consistentemente rebasadas por la tecnología, así que —en muy pocos años— los aficionados al deporte serán un consumidor totalmente digital. Les deseo felicidades y mucha salud.

[email protected]
 

 

 

Comentarios