Una rebelión contra el fiscal Gertz Manero

Luis Cárdenas

Gertz podría ser blanco de una serie de ataques políticos

“El buen general sabe vencer, pero también sabe no abusar de la victoria”
 
Resulta evidente que uno de los ganadores más claros con la salida de Santiago Nieto de la UIF, luego del escándalo que se desató alrededor de su boda con Carla Humphrey, fue el fiscal Alejandro Gertz Manero que mantuvo serias diferencias con Nieto durante los últimos años.

Más allá de la sospechas respecto a sus operaciones del fin de semana de la fiesta en Guatemala en torno a la versión, no confirmada, de que Gertz habría llegado el 5 de noviembre en un helicóptero al edificio de la FGR en la Glorieta de Insurgentes para reunirse con la fiscal anticorrupción María de la Luz Mijangos y provocar que perdiera su vuelo para asistir a la boda, hay otras preocupaciones y ocupaciones que crecen entre el grupo de los “moderados” en la 4T por supuestos abusos de poder del fiscal.

Se trata, primero, del caso de Alejandra Cuevas, que a sus 67 años de edad ha cumplido un año presa en el penal de Santa Marta acusada por Gertz Manero de homicidio por negligencia en los cuidados de su hermano, Federico Gertz, fallecido en 2015.

Laura Morán, hoy con casi 95 años de edad, fue pareja sentimental de Federico Gertz por cinco décadas, en 2015, el hoy fiscal la acusó, junto a sus dos hijas, de haber provocado la muerte de su hermano por abandono y negligencia en sus cuidados lo que, según él, habría provocado su muerte.

El asunto nunca prosperó, quedó enterrado por notoria improcedencia hasta 2019 cuando Alejandro Gertz Manero se convirtió en uno de los hombres más poderosos de México bajo el cobijo de la 4T.

Pese a poseer un amparo, Alejandra Cuevas fue detenida en plena pandemia, en octubre de 2020, y llevada al penal de Santa Marta donde permanece a la espera de juicio y sentencia por “el homicidio” del hermano del fiscal.

Si bien es cierto que no es la FGR quien lleva la batuta del caso, sino la Fiscalía de la Ciudad de México, es innegable la influencia que puede ejercer Gertz Manero.

El otro asunto es el de Rosario Robles, presa en 2019, también sin sentencia, acusada de delincuencia organizada por su participación en la llamada “Estafa Maestra” sin que hasta el momento se haya podido probar nada sólido en su contra y en donde ayer, Mariana Moguel, su hija, anunció una serie de acciones de resistencia civil que buscarán evidenciar la intención política contra Robles.

Y un tercer asunto que podría estallar fuerte es el de Alonso Ancira, ligado a la trama de corrupción de Pemex con Emilio Lozoya por la venta de Agronitrogenados, detenido y luego liberado bajo la promesa de un pago de inicial reparación de daño por 50 mdd para el próximo 30 de noviembre, otro más por 54 mdd para el 2022 y un último de 112.5 mdd para 2023 pero que, según fuentes cercanas al caso, podría, al final, no pagar o pagar menos de lo acordado y haber “engañado a la fiscalía” pese a una supuesta petición de la DEA de no liberarlo por delitos de blanqueo en EU.

Alejandro Gertz Manero podría ser blanco en las próximas semanas de una serie de ataques políticos y mediáticos que buscarían desestabilizar la confianza del presidente en su persona.

Quizá el gusto de ganar una batalla se opaque pronto frente a la guerra que viene.

De Colofón.- En Tamaulipas, rumbo a la siguiente elección de gobernador, sumó puntos el morenista Rodolfo González Valderrama, luego de que Francisco Chavira, otro suspirante, declinara a su favor para la candidatura. Corre la versión de que Chavira recibió la “instrucción” de la Secretaría de Gobierno del Estado. ¿Huele a pacto? 

Comentarios