México, militarizado

Luis Cárdenas

Nuestro país está en vías de convertirse en una república militar y hemos decidido callar. Hemos decidido ver el mundo arder

“La política es la continuación de la guerra por otros medios”
(entendido, al revés, de Carl Von Clausewitz) 

Supongo, que se acabó la farsa.

Aceptemos la realidad: somos, quizá pronto legalmente, un país militarizado, los soldados, entrenados para recibir órdenes, lo controlan todo, desde los puertos hasta los aeropuertos, desde las calles hasta los bancos. Lo controla todo, incluso, hasta el presupuesto.

Sí, igualito a Venezuela. Sí, igualito a Nicaragua. Sí, algo así como China y como Turquía.

Sí, tan democráticos en el discurso y tan dictadores, autocráticos, en el inconsciente que a veces parece tan consciente. 

Supongo, también, que nadie votó por eso, ¿o sí?, porque, según recuerdo, los fanáticos del lopezobradorismo llamaban “asesinos de jóvenes” a nuestras fuerzas armadas. ¿Qué salió mal?, ¿de sopetón despertaron, salpicados por la sangre derramada en la guerra que siempre niegan?, ¿no fueron suficientes los abrazos de las abuelitas y las madres despechadas?

¿Qué salió mal?, ¿quizá, el poder los cegó de la realidad?, ¿quizá, olvidaron que la estrategia de Calderón fue un error desde el principio y ahora deciden convertirse en los párvulos de lo que “odiaron”? ¿Qué carajos salió mal?

¿O será, quizá, estimado lector, que nuestro país olvida muy rápido?

Usted y yo recordamos la campaña de la 4T, con paz, con cero ejército, con cero guerra.

Sí. Entiéndalo, entendamoslo bien, pero solo usted y yo, nadie más... ¿Se da cuenta que estamos, relativamente, solos?

¿Se da cuenta que las migajas que reparte nuestro presidente por el país son tan poderosas como para acallar conciencias?, ¿son tan poderosas como para provocarles amnesia?, ¿se da cuenta, usted, que nuestro gobierno ha valuado la vida de nuestras víctimas en programas sociales?, ¿se da cuenta del rumbo que nos han trazado?

Sabemos, por los números del Congreso, que su reforma no pasará. Sabemos que nuestro presidente está sometido por la hubris que lo rebasa… Eso, en otro tiempo, sería señal de alarma pero para nosotros es, simplemente, una charla de café.

Nuestro país está a unos instantes de convertirse en una república militar y hemos decidido callar, en otros tiempos, quizá, abarrotaríamos la calles para evitarlo… Hemos decidido ver el mundo arder.

Ojalá que no terminemos arrepentidos.

DE COLOFÓN

Ahí está la tentación: que llegue a una posición estratégica en Hacienda un exmilitar. ¿Lo vamos a permitir? 

@LuisCardenasMX

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios