Médicos cubanos

Luis Cárdenas

“Cuba es el mar de la felicidad. Hacia allá va Venezuela”

Hugo Chávez.

 

Ustedes no votaron por convertir al país en la Venezuela del norte, ¿o sí?, ¿acaso pensaban en Fidel cuando cruzaban la boleta por Morena o sus aliados?, ¿acaso les hervía la sangre de emoción pensando en la expropiación de empresas a la venezolana cuando le regalaron su voto a López?, ustedes no querían que México fuera parte del bloque bolivariano, ¿o sí?.

Tal vez, con un poquito más de atención, se hubiesen dado cuenta que estaban regalando la nación a un hombre que sí añora —porque los admira y porque los “respeta”— a los regímenes de la vieja izquierda totalitaria latinoamericana.

Tal vez, con un poquito más de razón y menos tripa, se hubiesen percatado que López nunca les mintió, que jamás se atrevió a condenar ni a Castro, ni a Chávez y que, más bien, parecía que se molestaba por no poder expresarse de ellos como le hubiese encantado: llenándolos de loas y ditirambos.

Ustedes no querían eso, ¿verdad que no?, la idea era que Peña y sus rémoras pagaran por sus corruptelas o que al menos fueran humillados, como lo fueron, por 30 millones de votos, que se tragaran enterita la mentada de madre... Pero el socialismo nunca les pasó por la cabeza, ¿verdad que no?

México es hoy, nos guste o no nos guste, parte importante del bloque bolivariano, del eje socialistoide en esta parte del globo.

Ya desde noviembre pasado, Nicolás Maduro propuso, en La Habana, que López lidere un frente contra el neoliberalismo. Sí, somos bien rojillos, tanto como lo fue la Bolivia de Evo, la Cuba de Castro o la Venezuela de Chávez. Somos los contreras de Latinoamérica. Pertenecemos orgullosos al bloque de países como Rusia o Turquía que aún ven en Maduro a un hombre de Estado… Si me lo preguntan, somos una triste vergüenza.

Por eso, tan simple y llano, se explica que derrochemos más de 6 millones de dólares en médicos cubanos, de los cuales apenas verán unas migajas los 585 cuasi esclavos que nos envió el régimen castrista, 6 millones de dólares que servirán para que el gobierno de Cuba continúe violando derechos humanos y pisoteando libertades a cargo de nuestros impuestos.

Con ese dinero hubiésemos podido comprar unas 65 mil pruebas de Covid, hubiésemos podido pagar mejor a nuestros médicos que hoy el sistema trata como despojos y, pese a sus ideales revolucionarios, contrata bajo esquemas neoliberales de honorarios, sin garantía alguna de seguridad social, ¿cuántos cubrebocas alcanzan con 6 millones de dólares?, ¿cuántos respiradores?, ¿cuánto cuesta nuestra dignidad?, ¿cuánto cuesta quedar bien con Cuba?

Nada tienen los mexicanos contra las víctimas de la dictadura castrista que han sido enviadas a nuestro país para ser explotadas como lo son en varias partes del globo. Aquí nadie alienta la xenofobia, pero tampoco nadie, salvo un adarme de loquitos, lamen las suelas de los tiranos.

Somos muchos México.

De Colofón

El presidente también quiere desaparecer la Conapred porque no sabe qué es eso. Si el presidente desaparecerá todo lo que ignora, el país vivirá sin sentido común, sin lógica y sin técnica por algunos años, ¿votaron por eso?

Al menos una buena: México obtuvo el mayor número de votos en su historia para un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, ojalá que el prestigio no termine en el caño por las ocurrencias de Palacio.

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios