Lozoya, el sapo

Luis Cárdenas

“Ningún barco debería hundirse sin su capitán”

“Ningún barco debería hundirse sin su capitán”

 

No tiene nada que perder, su destino está jodido, bien jodido. Todo dependerá de su capacidad de traición… Por eso, justo, es tan peligroso para sus enemigos y sus antiguos amigos, Emilio Lozoya se siente burlado por todos, es el estúpido al que atraparon, el que pagará por las corruptelas propias pero, mucho más, por las ajenas. Es el chivo a sacrificar.

Pero no, Lozoya no tiene madera de mártir, uno debería temer al hombre que no se entregó ni siquiera cuando su madre fue presa en el extranjero. Lozoya ve por Lozoya, todo para salvarse, se chingue quien se chingue.

“Criterio de oportunidad”, le dicen hoy al eufemismo del sapo, un nauseabundo animal que cantará hasta inundar el lugar con su fétido aliento de insectos podridos, ¡croac! y en un video sale un panista, o algo similar, recibiendo dinero por un voto, ¡croac! y en otro video aparece un excandidato maravilla de la hoy oposición enlodado en mierda, ¡croac! y el sapo canta que el exsecretario de Hacienda tiene unas cuentas por aquí y por allá, ¡croac! y el sapo, tenor de cuarta, dice que un expresidente utilizó el dinero sucio de la campaña para sus fines personales, ¡croac! y otro embute, ¡croac, croac, croac!... Y el sapo se queda en un estanque de lujos con su brazalete electrónico en la pata.

Lozoya cantará asquerosamente fuerte, tan fuerte como para distraernos de un país que se cae a pedazos, que le suma doce millones de nuevos individuos a las filas de miseria, que se parece cada vez más a una república bananera que desprecia la ciencia y la técnica mientras le prende velas a los fantasmas de hace siglos, el canto será morboso y el morbo vende mucho mejor cuando, además, es gratis y uno anda urgido de novedades.

Pero, seamos francos, incluso Lozoya con todo su jactancioso esnobismo, con su mamonería a cuestas, con sus diez millones de dólares, con sus mansiones y con sus amigos rusos multimillonarios, no es más que una pieza de mediana importancia.

¿A poco van a investigar a Peña Nieto?, ¿a poco se van a atrever a tocar a Luis Videgaray?, ¿o será que esos platos fuertes solo se servirán en caso de emergencia mayor?

¡Nah!... Puro show, otra bonita farsa, todo tan light como un whisky rebajado, un café sin cafeína o un omelet sin la yema de los huevos.

Pero, ya estuvo bueno de Netflix… Suena bien un respiro, aunque, como todo lo demás, la producción también parezca patéticamente austera.

DE COLOFÓN

¿Quiere dejar de fumar o quiere disminuir sustancialmente el riesgo?, interesante la propuesta global de IQOS, aprobada ya en Estados Unidos por la FDA y aceptada en gran parte del mundo, ahí, donde se apuesta a la ciencia.

No, en México no está aprobado. Aquí tenemos otros datos. Otros misteriosos caminos. IQOS no parece cumplir aún con la fuerza moral requerida… A ver qué dicen los jueces.

@LuisCardenasMX

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios