Suscríbete

López Obrador quiere eternizarse

Luis Cárdenas

¿Quieren información?, ¡pregúntenle a mi tapete, a la Función Pública, que dirá lo que yo ordene!

“Algunas veces las mentiras eran más de fiar que las verdades” 
Orson Scott Card. 

 

El presidente piensa que nunca dejará el poder, como buen populista con aires autócratas, López Obrador considera que puede manipularlo todo, incluso el tiempo. 

Para nuestro mandatario, por ejemplo, no existirá nunca en México un presidente que tenga la necesidad de usar un avión presidencial, por eso debe “venderlo” o “rifarlo”, tampoco existirá una administración que le apueste más a la apertura global y necesite de un aeropuerto hub que convierta al país en el mejor destino de conectividad para el continente, de hecho, no existirá nunca más en México, de acuerdo a su ideario, un gobierno corrupto, todo eso se acabó por arte de magia gracias a su divino arribo. 

O sea que para López Obrador el futuro de México es el lopezobradorismo, su fantasiosa 4T fue parida con diques inherentes que evitarán que cualquiera que no piense como él, que cualquiera que no sea su clon, pueda aspirar al poder. 

La cerrazón a la realidad raya en la enfermedad mental, pero así son los populistas, consideran que lo dominan absolutamente todo aunque sobren ejemplos del desastre en que sus gobiernos terminan, con la carísima factura, siempre, del sufrimiento de sus pueblos. 

Ahora, por necio, al presidente se le ha metido la idea de desaparecer al Inai, una institución que le ha dado dolores de cabeza indecibles, que jode mucho con esa necia realidad que tanto mancha a los otros datos, ¿quieren información?, ¡pregúntenle a mi tapete, a la Función Pública, que dirá lo que yo ordene!, dijo el pequeño emperador. 

Y sí, el Inai jode demasiado, eso de que a cada rato se revelen los malos manejos, las ineptitudes y hasta la corrupción de la 4T no cae bien a un gobierno que se basa en las ilusiones de sus ilusos solovinos, pero el Inai, en sí, no tiene la culpa, la culpa es de los preguntones que usan su derecho constitucional a la información.
 
Y esos preguntones se quedarán sin poder preguntar, con la velita encendida y las oraciones puestas en la doctrina del presidente: ¿para qué quieres saber “eso” si aquí ya no se roba ni se miente ni se traiciona? 

Supongamos, sin conceder, que el presidente tiene razón en su fantasía: él, divina perfección, salpica a todos con el halo de honestidad valiente, ok, ¿qué pasará para el 2024 cuando nuestro mesías sea un ex presidente más? 

¿Qué pasará si llega un presidente corrupto con una administración corrupta que se aproveche de la ausencia de órganos de contrapeso para mamarse todo el poder y, de paso, todo el erario? 

Pasará que alguien, muy inteligente, propondrá crear instituciones ajenas al poder presidencial, autónomas, que puedan ser garante de piso parejo, que sirvan para frenar abusos y… De nuevo la misma historia. 

Pero eso no pasará, porque el lopezobradorismo vivirá por siempre. Nuestro presidente, tan bueno, tan inmaculado, tan divino, seguro que también es eterno. 

DE COLOFÓN.

En Morena parece se han creído eso de ser “políticamente invencibles”, ahora, según ellos, hasta un cerdo podría ser candidato a gobernador y ganaría… La vanidad. 

 

@LuisCardenasMX
TEMAS RELACIONADOS

Comentarios