Suscríbete

Chivos en cristalería

Luis Cárdenas

Obligar a Banxico a comprar dólares es un suicidio económico

“La venganza es una especie de justicia salvaje”
Francis Bacon. 

No hay mejor definición de chivo en cristalería que la Cuarta Transformación

Son unos genios para la destrucción, caprinos aturullados, bestias pues, que no pueden concebir más institucionalidad que la marcada por su estrechez mental. 

No es mi afán ser peyorativo en la descripción, pero de verdad que no puedo entender cuál es la lógica de la devastación más allá que la del chivo en cristalería: esos animalitos convertirían en mierda el entorno que no entienden para sentirse cómodos, para saberse dueños de su ambiente, para controlar su territorio. 

La Cuarta Transformación llegó al poder bajo la esperanza popular de mejorar nuestro país, tuvieron el apoyo de millones que hoy se sienten traicionados, si bien la ira de la nación movió montañas para exiliar al régimen corrupto, nadie quiso, con ello, firmar una patente de corso. Este régimen ha abusado de su poder como ningún otro en la historia contemporánea, eso será doloroso y, peor, será muy costoso para todos. 

La iniciativa que obliga al Banco de México a comprar dólares en efectivo es un suicidio económico, no tiene ningún sentido, no beneficia a nadie más allá de un empresario consentido e investigado por prácticas corruptas y a los cárteles que riegan con sangre los territorios convertidos en estados fallidos

No es cierto que apoyen a los migrantes ni a los trabajadores del turismo, más bien, parece que deben pagar una factura con vistas al próximo año electoral, ¿a costa de nuestra precaria economía? 

El Banco de México es la tablita que nos ha salvado de ahogarnos en las ocurrencias del Cuarta Transformación, tenemos uno de los Bancos Centrales más prestigiosos del planeta, ¿con qué cara llegarán ahora a decir a sus pares que están obligados a guardar en sus bóvedas cientos de millones de dólares, literalmente, manchados de sangre? 

Lo peor, es que la mayoría no entiende lo grave del asunto, somos un pueblo con hambre que piensa más en el plato de comida que en el futuro macroeconómico. Déjeme ponerlo en palabras más fáciles: esta idea tan bárbara, tan salvaje, nos pondrá a la par de los países más bananeros del globo, o sea, seremos más miserables. 

Los ricos, de verdad ricos, no sufrirán, no hay ninguna vendetta, la gran mayoría ha sacado todo el capital posible del país y varios se aprestan a huir con su dinero a otros lares menos silvestres. 

Los que no somos ricos nos terminaremos jodiendo. Trabajando más y ganando menos. Siendo testigos de un régimen arrebujado en sus ocurrencias, mientras su pueblo muere por la estupidez de sus acciones. 

Ojalá que no pase. Ojalá que alguien detenga esta iniciativa. Ojalá que no sea deporte nacional darnos un balazo en el pie. Ojalá que alguien atrape al chivo en cristalería. 

De Colofón

Sheinbaum descalifica el “Seguro Popular” y se burla de los “vendedores de seguro”, que pequeños gobernantes son cuando quieren quedar bien con sus jefes. 

 

@LuisCardenasMX
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios