Alejandro Moreno Cárdenas podría ser el fiel de la balanza en San Lázaro

Luis Cárdenas

Serán las acciones del PRI, sus compromisos, fidelidades y traiciones las que lo coloquen con su justo peso político

“Las pruebas pesan más en la balanza que los más elocuentes discursos” John Ruskin.

En el marco de la entrega del tercer informe de gobierno, el 1 de septiembre, el diputado y presidente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, declaraba: “No recibimos órdenes de nadie, no nos subordinamos a nadie, no obedecemos a ningún Presidente de la República, ni presente ni pasado en este país”.

Moreno Cárdenas ha sido, al menos en el discurso, un crítico de la 4T, durante la campaña de la alianza opositora dijo que “Morena es una desgracia para México” y mantuvo un perfil incómodo para el oficialismo.

Dado el peso aritmético en la Cámara Baja que representa el PRI, con sus apenas 70 diputados, sorprendió el nivel de operación y la estrategia desplegada para poder hacerse de la Junta de Coordinación Política en el primer año de la 65 Legislatura y, además, de una de las joyas más peleadas en San Lázaro: la Comisión de Gobernación, que comandará el presidente del partido.

Si bien es cierto que el resultado generó fricciones en la Alianza, hoy parecen superadas dado el reto y la urgencia de un frente opositor sólido ante el embate de la aplanadora que aún significa Morena y sus socios políticos.

Podrá tildarse de impopular, pero la operación política de un viejo lobo de mar como Rubén Moreira, coordinador del PRI en San Lázaro, genera una ventana de oportunidad para el frente opositor que, en aras de la formación de contrapesos democráticos, puede terminar con buenos resultados también para el PAN y para el PRD.

Parece, espero no errar, que en la Alianza Opositora han comenzado a guardar los egos en algún viejo cajón para empezar con el trabajo fino y el teje tras bambalinas que les brinda la experiencia de sus fuerzas unificadas. Aunque, insisto, al final es algo que hoy solo “parece”...

Moreno Cárdenas, junto a Moreira, fue uno de los artífices de la Alianza desde el PRI, se enfrentó a cuadros poderosos en el partido que no quisieron verla nacer, sería ilógico pensar que al frente de la Comisión de Gobernación dará al traste con su esfuerzo, ¿o no?

Serán las acciones del PRI, sus compromisos, fidelidades y traiciones, las que lo coloquen con su justo peso político frente a los difíciles tiempos que vivimos y que vienen. El partido ha generado, con sobrada razón, una gran desconfianza entre la población. Hoy tendrían mucho, tendrían todo que perder si terminan como un satélite de Morena. La historia juzgará.

De Colofón: 

Que dice el Presidente que siempre sí se le adelantó la sucesión, que si le bajan tantito, por favor… Aunque su pecho no es bodega, Andrés Manuel debería aprender a albergar poquita prudencia.

Poquita nada más, seguro que hasta en su familia se lo agradecerán. 

@LuisCardenasMX

Comentarios