Jarra con botellas de Sir Winston S. Churchil

Luis C. López Morton Z.

“El agua no era apta para beber, para hacerla apetecible tuvimos que agregar whisky, con un esfuerzo diligente aprendí a que me gustara”.
Sir Winston S. Churchill
(Sudáfrica, 1946).

 

Hace algunos días, en una subasta en línea de tiempo determinado, la casa de subastas Sotheby’s, Londres subastó un óleo sobre tela (55 x 35.5 cm.) con el título Jug with Bottles (Jarra con botellas) en la que, sobre una charola de plata, aparece una jarra pequeña con dos vasos de vidrio transparente al frente de dos botellas ya abiertas, una de cognac y la otra de whisky Johnny Walker, Black Label, el favorito del autor de la pintura, Sir Winston S. Churchill (1874-1965).

jarra_con_botellas.jpg

Si este cuadro pudiera decirnos lo que ha visto desde que se realizó, sería interesante escucharlo. Jarra con botellas vio la luz en 1930 en Chartwell, casa del que fuera lord del almirantazgo y dos veces primer ministro en Kent al sudeste de Inglaterra, donde permaneció hasta que el político la obsequió al enviado especial de los Estados Unidos en Europa durante los años cuarenta, el heredero de una gran fortuna ferrocarrilera, W. Averell Harriman (1891-1986), gobernador de Nueva York y embajador de los Estados Unidos en la Unión Soviética (1943-1946) y en el Reino Unido (1946). Existe una fotografía de 1942 donde aparece en Moscú sentado entre Churchill y Stalin, lo que sugiere que tenía amistad con el político británico y compartía tragos de convivencia.

churchill_-_harriman_-_stalin.jpg

A lo largo de su existencia Churchill pintó más de 550 obras; sostenía que “la pintura es mi rescate en los momentos más difíciles” (My rescue in a most trying time) y las regalaba a gente que le era afín, comenta Simon Hucker, co-jefe del departamento de Arte Británico y de la Posguerra de Sotheby’s. Lo que no se sabe a ciencia cierta es si Churchill supo en su momento que Pamela Churchill (nacida Digby, 1920-1997) esposa de su único hijo varón, Randolph, estaba teniendo una aventura amorosa con el diplomático estadounidense Harriman en la época en que le regaló Jarra con botellas.

winston_churchill.jpg

Pamela Beryl Digby, aristócrata inglesa nacida en Hampshire, Inglaterra, heredera del onceavo barón de ese apellido, amazona, socialité, diplomática, se comprometió en matrimonio con Randolph Churchill el día que se conocieron, se casaron en 1939, tuvieron un hijo que nombraron Winston como al abuelo, y siendo un apostador, alcohólico y mujeriego, Pamela lo abandonó en 1945, divorciándose en 1946.

Durante su matrimonio, la señora Churchill tuvo varias aventuras amorosas con diferentes caballeros, ya divorciada salió con los hombres más ricos y poderosos de la época como Gianni Agnelli (1921-2003), mejor conocido como L’Avvocato, accionista principal de Fiat; el Príncipe Aly Kahn (1911-1960) hijo del Sultán Aga Kahn III; el playboy Alfonso de Portago (1928-1957), aristócrata español, marqués de Portago y el barón Elie de Rothschild, banquero, en esa época propietario del famoso viñedo Chateau-Lafite Rothschild. William S. Paley (1901-1990) fundador de la cadena televisiva CBS (Columbia Brodcasting Systems) de Estados Unidos quien también tuvo que ver con Pamela, la describió con ligereza y sin mala fe “la mejor cortesana del siglo”.

Pamela reincidió en el matrimonio en 1960 con Leland Hayward (1907-1971), productor de cine, mejor conocido por haber realizado La novicia rebelde (The Sound of Music) con Julie Andrews y Christopher Plummer, entre otras películas. Permanecieron unidos hasta la muerte de Leland en 1971.

Ese mismo año Pamela volvió a casarse, esta vez con su viejo conocido y amante Averell Harriman, quien heredaría en 1986 el cuadro multicitado, conservándolo hasta el final de sus días. Dato curioso, tras naturalizarse estadounidense llegó a ser en 1993 embajadora de Estados Unidos en Francia durante la presidencia de William Clinton.

pamela_harriman.jpg

A la muerte de Pamela Harriman, todavía en funciones como embajadora en París en febrero de 1997, Jarra con botellas se puso a la venta en Sotheby’s, Nueva York, en la subasta de tres días, seis sesiones para dispersar los 1,111 lotes de The Estate of Ambassador Pamela Harriman (El Patrimonio de la Embajadora Pamela Harriman) en mayo de 1997, alcanzando la colección un precio de martillo de 8.7 millones de dólares. Dicha puja no incluyó las obras de Picasso, Renoir y Matisse, también de su propiedad, que fueron subastadas dos años antes en Christie’s.

Jarra con botellas fue comprada por Ira Ackermann Lipman, hombre de negocios, filántropo y coleccionista, en un precio de 184,000 dólares (precio incluye premio de la subastadora). A su deceso en 2019 Jarra con botellas reapareció en Sotheby’s, Londres, con estimados de 150,000 a 250,000 libras esterlinas, llegando a un precio de venta en línea de 983,000 libras esterlinas (incluye premio de la casa de subastas) vendida a un coleccionista americano.

La agitada existencia de Jarra con botellas nos hace pensar que su estancia en este mundo no ha concluído. Ésta bien podría ser una escala más hasta la siguiente parada.

Nota: Hay cuatro obras de Sir Winston S. Churchill que han rebasado el millón de dólares de precio de martillo en subasta, la última salió a la venta en 2014 en Sotheby’s, Londres, al subastarse la Colección de Mary Soames (1922-2014) hija más joven del ex-primer ministro británico, se trata de The Goldfish Pool at Chartwell, óleo sobre tela de 63.5 x 765 cms vendida en 1’762,500 libras esterlinas (incluye comisión de la subastadora) el equivalente a 2’760,000 dólares.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios