Suscríbete

Espejuelos de Mahatma Gandhi

Luis C. López Morton Z.

En la casa de subastas convivimos con la sorpresa y el azar, pues ignoramos qué objetos cruzarán la puerta para venderse, el asombro irrumpe siempre al desenvolver una pintura maravillosa, al abrir una caja con piezas raras o antiguas. Muchas veces lo mejor consiste en escuchar la historia que comparten los herederos de lo que nos llega.

Esto es exactamente lo que le sucedió a Andrew Stowe, Director de la East Bristol Auctions, subastadora situada al sur de Inglaterra, cuando llegó a la empresa un lunes por la mañana y encontró un sobre blanco de lo más común, depositado a medias en el buzón. Ya en la oficina lo abrió para descubrir unos espejuelos circulares, chapados en oro, acompañados de una nota que remataba: "…si no se pueden vender, tírelos a la basura". En esa breve comunicación también se mencionaba su origen; fueron un obsequio de manos de Mahatma Gandhi a un tío del remitente, cuando ambos coincidieron laboralmente en la British Petroleum en Sudáfrica entre 1920 y 1930. Por cierto, fueron de sus primeros anteojos, pues tienen una graduación muy ligera.

Con esta información el subastador empezó a armar el rompecabezas de la historia de la nota y los anteojos del sobre blanco. Mohandas Karamchand Gandhi (1869-1948), conocido como Mahatma "La gran alma", fue un abogado indio, nacionalista anticolonial y activista político que recurrió a la resistencia pacífica y la desobediencia civil para independizarse del Imperio británico que gobernara al subcontinente entre 1858 y 1947***.

gandhi_con_sus_espejuelos.jpg

Gandhi se formó como abogado en Londres, trasladándose en 1893 a Sudáfrica con un contrato por un año para representar a un comerciante indio en un litigio. Permanecería en África los siguientes 21 años, tras haber fundado el Partido Indio del Congreso de Natal (KwaZulu-Natal, provincia de la costa este de Sudáfrica) en 1894.

La subastadora hizo la investigación sobre la historia de la nota y todo coincidió: el tío del vendedor sí estuvo en Sudáfrica en esa época y las gafas fueron revisadas comparándolas con otros lentes usados por el mismo Gandhi, conservados en museos, encontrándose un par que tiene claramente el puente distorsionado para encajar bien en la prominente nariz del emancipador hindi. El par entregado a la casa de subastas contaba con una distorsión idéntica, lo que permite aseverar que fueran propiedad de uno de los personajes más sobresalientes del siglo XX.

lote_364_antiquorum_varias_pertenencias_de_gandhi.jpg

Hay que tomar en cuenta que las antiparras fueron regaladas hace casi 100 años y que tres generaciones más tarde la historia y sus detalles no son completamente claros, por si fuera poco, los lentes permanecieron guardados en un cajón durante cinco décadas. Un número significativo de prendas y accesorios que pertenecieron a Gandhi se han ofertado a través de los años, es sabido que el gran líder a menudo regalaba sus lentes viejos de prescripción caduca o ya no deseados a quienes los necesitaran, pero también a sus amistades y colaboradores.

Los últimos espejuelos que salieron a subasta en un mismo lote junto con un par de sandalias de cuero, un reloj Zenith de bolsillo, más el cuenco y plato de bronce donde Gandhi comió por última vez, se vendieron en 2009 en la casa de subastas Antiquorum en Nueva York en un millón ochocientos mil dólares (no incluye premio de la subastadora).

raj_britanico.jpg

Previo a la subasta que se llevó a cabo el 21 de agosto se dieron los estimados para los espejuelos: de 10,000 a 15,000 libras esterlinas, montos muy conservadores que atrajeron compradores de India, Qatar, Reino Unido, Estados Unidos, Rusia y Canadá.

Ya en la subasta el martillo alcanzó las 120,000 libras muy rápidamente con posturas telefónicas, en sala y en línea, para concluir en un duelo entre dos compradores al teléfono consiguiendo un precio de 260,000 libras esterlinas (no incluye el premio de 21.6% de la casa de subastas). Nada mal para un par de anteojos olvidados en una gaveta durante medio siglo.

bristol_lote_600_espejuelos_de_gandhi_2.jpg

La casa de subastas cumplió su cometido profesionalmente, investigó y autentificó los espejuelos. Con seguridad, el vendedor quedaría muy satisfecho tras colocar el sobre blanco en el buzón de la East Bristol Auctions, a pesar de que lo hiciera en su momento sin gran convicción de que se pudieran vender a un buen precio sino siquiera vender... Gajes maravillosos del oficio.

***El Raj (gobierno en hindi) británico incluía la vasta geografía de los Estados de India, Pakistán, Bangladesh y Birmania, con gobierno central en Calcuta. Sistema establecido el 28 de junio de 1858, consecuencia de la rebelión india de 1857, cuando los territorios de la British East India Company pasaron a manos de la Corona.

reloj_zenith_de_gandhi.jpg
 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios