La voz de los haitianos en Chiapas

León Krauze

La región se ha vuelto una olla de presión con el desempleo, la pobreza y el racismo

Durante la semana de horror, violencia y racismo que han protagonizado la Guardia Nacional y otras autoridades migratorias mexicanas en el sur del país, entré en contacto con un grupo de activistas y abogados estadounidenses que han cubierto de cerca el dolor creciente de la comunidad inmigrante y de refugiados en Chiapas. La situación en Tapachula es aberrante. Si ya antes había reportes de esclavitud sexual y otros abusos similares en contra de la comunidad inmigrante, ahora la región se ha vuelto una olla de presión, con el desempleo, la pobreza y el racismo prefigurando un estallido cuyos primeros atisbos vimos estos días. En el centro de esta crisis está la población haitiana, que ha escapado de su país, roto hasta la médula.

 En esta crisis migratoria, como en cualquier otra, lo importante es escuchar las experiencias de quien de verdad la sufre. Arturo Viscarra, abogado de migración de la respetada organización californiana CHIRLA, me compartió varios testimonios de haitianos que, desesperados, buscaban salir de Tapachula sólo para enfrentarse con la saña y brutalidad de la autoridad mexicana.

Aquí transcribo un par, con una leve edición para mayor claridad.

Primero, la voz de una joven madre.

“El español no es mi idioma porque soy haitiana, pero 22 días ya tengo de haber cruzado a México y estar en Tapachula. Somos tres, con mi marido y mi hijo. Ellos (se refiere a la autoridad migratoria mexicana) dicen que podemos cruzar por todo Chiapas. Comitán y Tuxtla son parte de Chiapas, ¿sí o no?  Pero ellos no quieren dejarnos pasar. Yo no soy guatemalteca. En la mañana, en la plaza de Tapachula, los de inmigración nos toman a nosotros y nos dejan en la frontera con Guatemala. Ellos saben que yo no puedo pasar, los militares y la Guardia. ¿Por qué  hacen eso si ellos saben que nosotros estamos en la comuna y ya tenemos cita en Comar? ¿Por qué nos hacen eso? Quiero saberlo. Ellos nos dicen que son las órdenes de Biden. Orden de Estados Unidos. Eso nos dicen los de inmigración de México.

 Ellos hacen las cosas por separado. En el camión hay inmigrantes de color blanco y los llevan a Tapachula.  Y ellos vienen para acá (a la frontera) con nosotros los negros. ¿Qué somos? ¿Somos perros? No. No somos hijos de puta. Solamente porque en Haití hay problemas. No hay presidente y hubo un terremoto, pero somos humanos también. Nosotros tenemos derechos también. Nosotros hace unos días estábamos en la selva, en la zona de la muerte. En Panamá nos dejan pasar. En Nicaragua, Honduras y hasta Guatemala. Y llegamos a México. En Tapachula, créame, no hay vida. No hay casa. Hay mucha gente que duerme en las calles con niños.

Imagínate a una señorita con un niño de 22 días de nacido y duerme en la calle. Con  un niño en la calle, imagínate. Yo no puedo encontrar ningún hotel, ningún lugar. No podemos pagar comida porque ellos le venden las cosas a un precio a los mexicanos y a los haitianos a otro precio. Y si además nosotros no encontramos trabajo, si no trabajamos, ¿cómo vamos a comer?  Tengo un niño de dos años. ¿Cómo voy a darle comida? ¿Cómo? Dime cómo. Si todos los países nos tratan así, ¿dónde vamos a terminar?”.

A continuación, la voz de un hombre, uno de los aparentes líderes de la comunidad haitiana en Tapachula. Explica, con dolorosa claridad, lo que ocurre ahí.  

“Lo que está pasando es que se están violando los derechos humanos. Los refugiados estamos en una situación difícil y si estamos aquí es porque nosotros estamos buscando una vida mejor. Entonces la gente que tiene un papel que dice “Tapachula, Chiapas” no la pueden agarrar y meterla a un camión para llevarla a Guatemala. Eso es violación del derecho humano. Hay personas que tienen tarjeta de visitante de un año o que tienen residencia o tienen ya registrado el papel que dice “Tapachula, Chiapas”. A esa misma persona la agarran en camión y la llevan a Guatemala. Eso no debe ser. Eso es racismo. Eso es violación del derecho humano. Por eso estamos peleando. La caravana es para eso. Ellos (el gobierno de México) no quieren tomar una decisión final sobre nosotros. Aunque estuvimos una semana manifestándonos. Pidiendo que nos dieran una oportunidad de salir. Un salvoconducto para salir y buscar cómo podemos trabajar, para comer porque hay que pagar casa y comer. Hay personas que están durmiendo en los parques bajo la lluvia. Mojándose todo el día por la lluvia. Se necesita comida. Hay mujeres con niños, mujeres embarazadas. Ellos tienen que tomar una decisión porque son los líderes. Entonces si ellos no nos quieren dejar pasar con papeles, tenemos que seguir adelante.

Lo importante no es cruzar la frontera. Si pudiéramos salir de Tapachula nos podemos buscar una forma de trabajar en otro lado y eso sería bueno. Es que no estamos luchando para cruzar la frontera. Lo importante que necesitamos es dejar Chiapas porque en Chiapas no hay trabajo. Y México no es solo Chiapas. Estamos buscando una forma para poder salir de Chiapas y encontrar una forma de vivir. En Chiapas no hay forma de vivir. La gente te trata como animales. Se violan tus derechos. Somos refugiados y estamos buscando una forma de vivir y de comer”.

Esa es la realidad de lo que vive la comunidad haitiana en el sur de México. No hay otros datos. La ausencia de oportunidades, vivienda y albergues dignos, de un trato sensible y eficaz en lo administrativo y de una larga lista de cosas parecidas deriva ya en una crisis que, de explotar, dejará una cicatriz profunda en la historia mexicana. De esas cicatrices que deja la combinación del racismo y la violencia. El gobierno de México debe actuar ya, sin dilación ni titubeos. 
 

@LeonKrauze
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios