Y todavía quiere dar lecciones

Kenia López Rabadán

El Presidente López Obrador acudió a la Cumbre de Líderes de América del Norte que se celebró en los Estados Unidos de América. Por primera vez y después de tres años de gobierno del presidente mexicano, se reunieron los tres mandatarios.

Vimos a un López Obrador usando cubrebocas en su estancia. Llama la atención que mientras en México se rehúsa a usarlo, —incluso ha desestimado los efectos de esta pandemia—, allá, en el vecino país del norte sí lo usa. Candil de la calle, obscuridad de su casa.

En medio de esta contingencia sanitaria, los resultados de esta reunión deberían ser una oportunidad para que México establezca una agenda a favor de los mexicanos.

En el rubro de salud, este gobierno ha optado por desestimar las muertes por la pandemia y por continuar con la pésima estrategia de abasto de medicamentos. En materia migratoria, las autoridades mexicanas han preferido —en muchos casos— la violencia y la represión. En cuanto a la economía, insisten en espantar a la inversión y en promover reformas que regresan a México al siglo pasado, no hay visión de futuro y se apuesta por la contaminación.

La reforma energética que está promoviendo la 4T, genera preocupación en inversionistas de los dos países vecinos del norte. De aprobarse repercutirá en el desarrollo económico y tecnológico de la región. Esta iniciativa tiene grandes problemas, viola el T-MEC al desproteger a la inversión extranjera, encarece la energía en el país y promueve el uso de energías sucias en medio de las acciones para contener el cambio climático.

Igualmente, en distintos medios se dio a conocer que un tema que preocupa a nuestros vecinos del norte es la intromisión de la Guardia Nacional mexicana en la frontera, lo que ha perjudicado el funcionamiento de empresas americanas dedicadas al almacenamiento de combustibles.

Mientras el Presidente Joe Biden y el Primer Ministro Trudeau hablaron sobre consolidar la relación en América de Norte y en fortalecer la economía de los tres países, el Presidente López Obrador habló de lo que mejor sabe hablar: del pasado.

Es lamentable que el Presidente de México acuda a la Cumbre de líderes a intentar dar lecciones, con una clara falta de visión de futuro, con un mensaje que no propone una consolidación de la región y con resultados catastróficos en la contención de la pandemia.

 

Senadora de la República.
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios