El Senado en el nombramiento de la titularidad de la CNDH

Kenia López Rabadán

La prioridad es que la persona electa para la CNDH defienda los derechos humanos de las y los mexicanos, no subordinada del gobierno ni de ningún partido

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) es un organismo que tiene como objetivo esencial la protección, observancia, promoción, estudio y divulgación de los derechos humanos reconocidos en el orden jurídico mexicano; encuentra su fundamento en los Principios de París relativos al Estatuto y Funcionamiento de las Instituciones Nacionales de Protección y Promoción de los Derechos Humanos, así como en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Por mandato constitucional, el Senado de la República deberá, mediante el voto de las dos terceras partes de las y los senadores presentes, elegir a la persona que representará a este importante organismo público autónomo para el periodo 2019-2024. Por ello, el Senado emitió el pasado 4 de octubre, la Convocatoria para la elección de la titularidad de la CNDH para un periodo de cinco años (2019-2024).

Se planteó un proceso equitativo, de parlamento abierto, transparente, democrático, participativo y de máxima publicidad. Se inscribieron 57 personas aspirantes, de las cuales 12 son mujeres y 45 hombres, quienes cumplieron con los requisitos de elegibilidad y fueron llamadas a comparecer del 21 al 23 de octubre.

En dichas comparecencias, se presentaron 56 aspirantes, quienes expusieron la idoneidad de su candidatura, así como su plan de trabajo, por lo que las senadoras y los senadores integrantes de las Comisiones de Derechos Humanos y de Justicia, conocieron la visión que tiene cada aspirante sobre el difícil reto que es el camino por la defensa de los derechos humanos.

De igual forma, se llevó a cabo una consulta pública entre el Senado de la República y las organizaciones sociales representativas de los distintos sectores de la sociedad, así como entre los organismos públicos y privados, promotores o defensores de los derechos humanos, víctimas o colectivos de víctimas, con la finalidad de conocer las características con las que debe contar la persona titular de la Comisión Nacional, así como la perspectiva sobre los retos que enfrenta dicho organismo autónomo, por lo que se escucharon a más de 30 organizaciones de la sociedad civil comprometidos con la defensa de los derechos humanos.

Estos días serán de reflexión para las senadoras y los senadores, quienes deberán evaluar los perfiles y los planteamientos realizados por las organizaciones sociales, y cada uno de los aspirantes para que, a más tardar el 31 de octubre, se elija a la persona titular de la Comisión Nacional, dando cumplimiento al mandato constitucional consagrado en el artículo 102 Apartado B de nuestra Carta Magna.

La responsabilidad que tiene el Senado de la República no es menor, ya que elegir a la persona que defenderá, los próximos cinco años, los derechos humanos de las y los mexicanos, es una de las atribuciones más trascendentes que tiene la Cámara Alta, y debemos estar a la altura de las circunstancias.

Esta es una de las mayores responsabilidades del Senado de la República, que tendrá por ley las dos terceras partes de la votación de las y los senadores presentes, y en la medida de lo posible, se deberá buscar la unanimidad, teniendo como prioridad que la persona electa defienda los derechos humanos de las y los mexicanos, que no sea subordinada del gobierno ni de ningún partido político. Ojalá el Senado de la República cuente con la altura de miras para que la próxima semana se pueda elegir a la mejor persona para ser la o el presidente de la CNDH.


Senadora de la República

Comentarios