Cuando se antepone la ambición política

Kenia López Rabadán

Después de la jornada electoral del 6 de junio, los mexicanos hemos conocido el verdadero rostro de la 4T. Un rostro que antepone sus intereses y proyectos políticos antes que el bienestar, la seguridad y el desarrollo del país.

Hemos sido testigos de la tragedia de la Línea 12 donde lamentablemente fallecieron 26 personas y un centenar más resultaron heridos. Se derrumbó el Metro, pero lo que realmente les ocupa y preocupa a los amigos del Presidente de la República, es salvar su proyecto político. El derecho a la verdad y a la justicia de las víctimas es algo que no le importa al gobierno de López Obrador. Actitud inhumana e injusta para quienes perdieron a sus familiares hace 46 días.

Ya sea por fallas de origen o por falta de mantenimiento, lo que realmente importa es ¿quiénes son los responsables de esta negligencia criminal? Desde el 3 de mayo, todos los actores políticos implicados en la construcción y sostenimiento de la Línea 12 se han deslindado. Tenemos cero personas investigadas, cero responsables y cero sancionados. Por cierto, ¿alguien ha visto a quién “sólo es la Directora” del Metro? porque desde la tragedia, nadie sabe de ella.

Sin duda, la corrupción, la negligencia y la incapacidad técnica de los responsables de la tragedia de la línea 12, deberán ser sancionadas. Algunos tendrán que enfrentar juicios políticos, separaciones de cargos e incluso acciones penales. Afortunadamente, habrá un panorama más accesible en la Cámara de Diputados para abordar estos temas. Llegó a su fin el uso y abuso del mayoriteo. México necesita un nivel más alto de debate y de acuerdos.

Tocando el tema electoral, Morena ha perdido la mayoría absoluta. Ya no tendrá, por sí solo, la mitad más uno de los votos. Incluso, suponiendo que pudiera contar con sus aliados, a los que, por cierto, lamentablemente amenaza, ya no tienen cómo obtener la mayoría calificada. Hoy el partido de López Obrador está muy alejado de conseguir las 2/3 partes de los votos y con ello, hacer reformas constitucionales que afecten a los mexicanos.

Cuando se trate de destruir a las instituciones, el titular del Ejecutivo federal no contará con la oposición. Su iniciativa para militarizar al país no pasará. No se avalará ni esa, ni ninguna otra irresponsabilidad. Es claro que este gobierno sigue sin tener una estrategia de seguridad pública y está aferrado a ir en contra de los derechos humanos. Su propuesta de trasladar la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, no obtendrá los votos que requiere para tal atrocidad.

Aunque, sin duda, su cara más cruel e inhumana la muestra con quienes menos pueden defenderse: las niñas y los niños con cáncer. El Presidente López Obrador tiene tiempo para los seudo periodistas que le hacen preguntas a modo, pero no tiene tiempo para atender a las mamás y papás de los niños con cáncer que no han recibido medicamentos.

El desorden administrativo, la falta de inteligencia en esta administración, la concentración de las compras, la negligencia, los decretazos y la opacidad demuestran la incapacidad para garantizar la seguridad, la salud y la economía de los mexicanos. Al Presidente sólo le interesa una cosa: anteponer su ambición política. 

Senadora de la República

TEMAS RELACIONADOS
4T
Guardando favorito...

Comentarios