Cuando el agresor está en casa

Kenia López Rabadán

La contingencia sanitaria por el Coronavirus Covid-19, ocasionó que se tomaran medidas de distanciamiento social para contener los posibles contagios en diversos rincones del mundo, sin embargo, la violencia contra las mujeres, ha incrementado en las últimas semanas, aunado a la carga de los trabajos de cuidado en los hogares, que recaen principalmente en ellas.

Por violencia en razón de género se entiende la acción u omisión que causa daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte de una persona. Este problema no es exclusivo de alguna nación, es un fenómeno internacional y por ello, la Organización de las Naciones Unidas, ha señalado que es una pandemia en la sombra.

ONU Mujeres informó que, derivado del contagio del Covid-19, aproximadamente 90 países han tomado medidas de aislamiento social, refugiando a 4 mil millones de personas en sus hogares. Lamentablemente para muchas mujeres e infantes, la violencia doméstica se ha recrudecido, ya que su agresor está todo el tiempo en casa y han sido separadas de las personas o recursos que pueden ayudarlas ante una emergencia.

En México, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública presentó el informe de violencia contra la mujer con corte al 29 de febrero. Dichas cifras son alarmantes y aún no contemplan los reportes del confinamiento en nuestro país. Durante el primer bimestre del año, se reportaron 166 víctimas de feminicidio, 20 casos más en comparación con el mismo periodo de 2019. En cuanto a los homicidios dolosos, se reportó un incremento de 33 víctimas más, y en cuanto a lesiones dolosas, hubo un aumento de 501 mujeres en comparación con el año inmediato anterior. Por lo que hace al servicio de emergencias o 911, reportó un crecimiento de 6 mil 768 casos en comparación con el mismo bimestre de 2019, pasando de 98 mil 588 a 105 mil 356 llamadas de denuncia por “violencia familiar”.

Ante este panorama, es urgente que las autoridades mexicanas garanticen el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, no basta con el hecho de que la Secretaría de Gobernación o el Instituto Nacional de las Mujeres reconozcan que ha aumentado la violencia entre un 30 y 100% dependiendo de la entidad federativa. Es imperante que se generen las medidas oportunas para que los servicios de impartición de justicia sigan activos, y los cuerpos de seguridad pública atiendan con urgencia a las posibles víctimas.

Cabe destacar que, el gobierno en turno realizó una serie de modificaciones al modelo de refugios para mujeres violentadas, vulnerando su derecho a contar con un espacio al cual recurrir en caso de ser víctima de agresiones. A la fecha, los 29 refugios y las 9 casas de emergencia, operan mediante donativos o reservas financieras, ya que el gobierno no ha entregado los recursos que les corresponden para este 2020, poniendo en riesgo su operatividad.

Por lo anterior, sirvan estas líneas para decirles a aquellas mujeres que sufren de violencia que no están solas, tienen todo el derecho a vivir un #AislamientoSinViolencia y la contingencia sanitaria no debe ser un pretexto para poner en riesgo la vida de ninguna persona en nuestro país.

Senadora de la República

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios