¿Cómo pasará a la historia la 4T?

Kenia López Rabadán

Hoy se cumplen 28 días desde que se confirmó el primer caso de Coronavirus en nuestro país. Durante este tiempo, se han dado todo tipo de declaraciones políticas y técnicas, que ponen a los mexicanos en una disyuntiva entre lo que se debe hacer, lo que se improvisa y lo que las autoridades han establecido. Estos 28 días han sido complejos para la mayoría y, sin duda, será algo que como generación habremos de recordar.

Es preocupante ver a nuestras autoridades contradecirse entre sí, por ejemplo, el pasado 18 de marzo, el titular del Ejecutivo federal, en su conferencia matutina, justificó sus eventos masivos y presumió sus escudos protectores contra el coronavirus, y expresamente dijo “el escudo protector es como el detente”. Nada más contradictorio a lo señalado por la Organización Mundial de la Salud que, el mismo día, indicó que para evitar la propagación del virus, era necesario reforzar medidas de higiene, de distanciamiento físico, cancelación de eventos y que la pandemia es un asunto de todos y debe ser tomado con seriedad.

De igual forma el 22 de marzo, el presidente, de gira por Oaxaca, expresó “no dejen de salir, todavía estamos en la primera fase, yo les voy a decir cuando no salgan, y si pueden hacerlo y tienen la posibilidad económica, sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar y la economía popular”. Mientras que, casi a la misma hora en la Ciudad de México, la Jefa de Gobierno, anunciaba una serie de medidas para cerrar bares, centros nocturnos, museos, gimnasios, cines, teatros, zoológicos, y evitar eventos públicos y privados de más de 50 personas, con el fin de reducir el número de contagios por Covid-19.

Todavía a principios de semana, la Secretaría de Salud insistía que el país estaba en una “etapa de transición”, mientras que la OMS informaba que México se encontraba ya en la fase 2 de la pandemia por coronavirus, el lunes de esta misma semana. Increíblemente nuestras autoridades no aceptaron la fecha que dio la OMS. Fue hasta el día siguiente (martes) que se decretó la Fase 2 y, con ello, una serie de acciones que espero sean benéficas para todos.

El mensaje del gobierno federal sobre la burocracia tiene dos caras, por un lado la Función Pública —según publicación del Diario Oficial de la Federación del lunes 23 de marzo—, estableció que el gobierno suspendería las labores de los adultos mayores de 60 años, personas con discapacidad, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y personas con enfermedades crónicas no transmisibles. Por otro lado, el subsecretario de Salud aseguró al día siguiente que “a partir de mañana todo el gobierno federal suspende sus actividades, con algunas excepciones”. Ante estas dos posiciones ¿a quién deberán obedecer las dependencias del gobierno federal?

Esas inconsistencias, contradicciones o errores son preocupantes, pero es más alarmante lo que está pasando en las cifras que está emitiendo el gobierno mexicano y que se contradicen altamente con las que informa nuestro país vecino del norte. Lo anterior, ya que, en el caso de la zona fronteriza —donde en algunos puntos el flujo de ciudadanos es continuo—, los casos positivos y reportados del lado de México son: Baja California, 14; Sonora, 4; Chihuahua, 6; Coahuila, 12; Nuevo León, 52, y en Tamaulipas, 6, siendo un total de 94. Mientras que del lado de EU, se reporta que en California hay 3,886; Arizona 508; Nuevo México 113 y Texas 1,542, con un total de 6,049 casos. Estas diferencias son muy evidentes y debe esclarecerse el porqué. Ya hay, incluso, suposiciones sobre si se están tratando de disfrazar las cifras con diagnósticos de “neumonías atípicas”, para no reconocer que se trata de coronavirus.

Este gobierno tiene la intención de pasar a la historia como un gobierno de transformaciones y le ha tocado un reto absolutamente trascendente. Las diferencias de posición, los mensajes encontrados, la falta de transparencia y la imprecisión, necesitan reconocerse para corregir y mejorar. Ya no se trata de partidos o de gobiernos, se trata de la vida y el destino de los mexicanos.

 

Senadora de la República

TEMAS RELACIONADOS
4T
Guardando favorito...

Comentarios