Casi nada que celebrar

Kenia López Rabadán

Hace 72 años, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como respuesta a los abusos cometidos por los gobiernos durante la Segunda Guerra Mundial.

Por ello, cada 10 de diciembre, desde 1948, se conmemora el Día de los Derechos Humanos, para que las Naciones refrenden su compromiso con el respeto, promoción, garantía y protección de los derechos fundamentales de todas las personas en el mundo.

Desafortunadamente, lo que debiera ser un compromiso del Estado mexicano, no lo es, ya que esta administración al tomar decisiones unilaterales y arbitrarias, vulnera los derechos humanos de los mexicanos y con ello, genera una deuda histórica. Cabe recordar lo sucedido en Tabasco hace unas semanas.

El gobierno del presidente López Obrador ha hecho hincapié en que se está haciendo justicia, que no hay impunidad y se hace valer el Estado de derecho, sin embargo, los datos señalan lo contrario.

Cifras oficiales reportan que al menos, de enero a octubre de este año, 218 periodistas y 77 personas defensoras de derechos humanos han sido agredidas o acosadas, mientras que 19 periodistas y 32 activistas, han sido asesinadas. Aunado a la difícil situación que tienen que vivir por el ejercicio de su profesión, el gobierno ha eliminado la figura del Fideicomiso del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, instrumento con el que se emitían las medidas de protección para salvaguardar su vida e integridad.

En el balance del 2020 en cuanto a homicidios dolosos, feminicidios y defunciones debido a la pandemia por el SARS-CoV-2, las cifras son igualmente desalentadoras. Datos oficiales reportan que, de enero a octubre de este año, han fallecido 29 mil 182 personas por homicidio doloso, 801 por feminicidio y la pandemia ha cobrado la vida de más de 111 mil personas por Covid-19.

Sin duda, una de las más lacerantes violaciones a los derechos humanos que ocurre en nuestro país, es la desaparición de personas. Fuentes oficiales reportan que, del 01 de diciembre de 2018 al 23 de noviembre de 2020, 15 mil 392 personas se encuentran desaparecidas y no localizadas, de las cuales, 3 mil 550 son niñas, adolescentes y mujeres. De igual forma, en el mismo periodo, se han localizado 751 sitios con mil 399 fosas clandestinas y se han exhumando 2 mil 290 cuerpos.

Con estos datos, se entiende por qué los organismos internacionales estén interesados en la situación de nuestro país. Hace unos días, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó su preocupación por la proliferación del crimen organizado, el aumento del tráfico ilícito de droga y la alta incidencia de asesinatos de activistas, periodistas y mujeres. En el mismo sentido, la Organización Mundial de la Salud, ha señalado que nuestras autoridades tienen que tomarse en serio la pandemia de Covid-19, ya que se vive una mala situación debido al pésimo manejo de la emergencia sanitaria.

Por ello, este 10 de diciembre no hay casi nada que celebrar en nuestro país. La situación que viven las víctimas es inhumana, este gobierno no está cumpliendo con su obligación de promover una cultura de derechos con dignidad e igualdad para todos.

 

Senadora de la República
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios