2021, retos y oportunidades para la industria manufacturera

Julio Alejandro Millán

Las industrias manufactureras en México mostraron síntomas de recuperación en diciembre, pues el Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI) publicado por Inegi registró una tasa de crecimiento anual de 3%.

Lo anterior se debe principalmente a la dinámica del sector externo que, según datos de Inegi, ha registrado tasas de crecimiento positivas desde septiembre de 2020, aunque es de llamar la atención lo sucedido en diciembre, cuando las exportaciones manufactureras crecieron 14% a tasa anual.

El mercado estadounidense ha sido el principal impulsor de esta dinámica. Según datos del U.S. Census Bureau, las importaciones de productos manufacturados procedentes de México mostraron tasas de crecimiento positivas también desde septiembre, con un promedio de 27 mil 800 millones de dólares mensuales, lo que ha significado 76% del valor de las exportaciones manufactureras mexicanas.

Durante 2020, 36.3% de las importaciones manufactureras de Estados Unidos procedentes de México correspondió a equipo de transporte, 20.1% computadoras y productos eléctricos, 9.6% manufacturas eléctricas, 6.8% maquinaria y equipo, y 23.8% al resto de manufacturas.

En promedio, las exportaciones manufactureras representan 90% del total nacional. En Consultores Internacionales, S.C. estimamos que éstas últimas alcanzarán un valor de 437 mil 334 millones de dólares en 2021, por lo que las manufactureras podrían superar 393 mil millones de dólares, es decir un crecimiento de 5.2% respecto al año pasado.

El sector manufacturero ofrece 4.2 millones de empleos en México y aporta en promedio 16% del PIB. Es por ello que su recuperación es una excelente noticia para México y para el sector mismo, que se vio fuertemente afectado por paros productivos y la reconfiguración de las cadenas de valor mundiales, pero que pese a ello ha sabido mantenerse.

Los retos indudablemente continuarán, principalmente por las condiciones internas que han llevado a un ambiente de negocios menos propicio para la generación de inversiones y proyectos productivos. Según datos de la Secretaría de Economía, en los primeros tres trimestres de 2020 se captaron inversiones en el sector manufacturero por 9 mil 424 millones de dólares, 30% menos que lo registrado en el mismo periodo de 2019, y nuestras estimaciones para 2021 no son muy diferentes a lo observado el año anterior.

No hay recetas, pero a diferencia de otros sectores, la industria manufacturera tiene varias oportunidades que debe aprovechar. El T-MEC, sin duda, es una de las más importantes, pero demandará un seguimiento puntual de las reglas establecidas e incrementar la productividad, para con ello aprovechar los conflictos comerciales con China y sustituir a su proveeduría en la región.

En paralelo, será importante replantear la necesidad de producir bienes y servicios de alto valor agregado, fomentar el consumo interno de estos productos, tanto para uso intermedio como final, y contar con energía limpia, eficiente y a precios competitivos.

México debe ofrecer un Estado de derecho adecuado para la actividad económica, garantizar la seguridad de las inversiones e inversionistas, y ofrecer una infraestructura sólida, moderna, segura y conforme a las necesidades de crecimiento. De otra manera, sencillamente veremos cómo las oportunidades se esfuman y las aprovechan otros jugadores.
 
*Presidente de Consultores Internacionales, S.C.

Guardando favorito...

Comentarios