Esa matanza de médicos, y esa consulta, comedia de muñecos

Juan Pablo Becerra-Acosta M.

El gobierno federal nos debe una explicación del fallecimiento de médicos, sin medias verdades o mentiras

De la palabra “matanza”, en su segunda acepción, el Diccionario de la Lengua Española dice: “Mortandad de personas ejecutadas en una batalla, asalto, etcétera.”

De “mortandad”, apunta: “Gran cantidad de muertes causadas por epidemia, cataclismo, peste o guerra.”

En México la batalla contra la pandemia ha causado una matanza de médicos, enfermeras y otros trabajadores del sector Salud. La mortandad de ellos ha sido tremenda, comparada con lo que ocurre en el resto del planeta. ¿Qué ha sucedido para que México ocupe el infame primer lugar del mundo en cuanto a médicos y enfermeras muertos? No solo es una vergüenza, sino que resulta dolorosísimo que mil 410 personas (cifra hasta el 3 de septiembre) hayan muerto… intentando salvar miles de vidas más.

¿Qué ocurrió en los hospitales mexicanos para provocar esa desastrosa letalidad que afectó a esas mil 410 personas, de las cuales la mitad, el 49% (691) eran doctoras y doctores, el 29% (408) eran trabajadores “con diversas ocupaciones (camilleros y afanadoras), el 18% (255) eran enfermeras, el 2% (28) dentistas y el 2.1% (28) laboratoristas (https://bit.ly/3i4w6HC).

¿Qué sucedió en el sistema sanitario para que nuestro país tenga más médicos y enfermeras muertos que Estados Unidos (segundo lugar mundial, con mil 77 fallecidos)? ¿Qué se hizo mal para que México supere por más del doble a Brasil (cuarto lugar del mundo, con 634 muertos)? Es inadmisible: Estados Unidos tiene 328 millones de habitantes, 2.5 veces más que nuestros 127 millones, y Brasil cuenta con 211 millones de personas, 1.6 veces más que México.

El gobierno federal nos debe una explicación, que parta de una investigación independiente, profunda, sin medias verdades o mentiras. ¿No se siguieron los protocolos adecuados en todos o algunos hospitales? Si usted ve las cifras de los contagios entre el personal de Salud (104 mil 590, que son muchísimos, y 10 mil “sospechosos”), la mayoría de los contagiados han sido mujeres, el 60%. ¿Se les desprotegió a ellas, ya que el 42% eran enfermeras y solo el 27% médicos?

La mayoría de los contagiados, más de 53 mil, eran jóvenes entre 25 y 39 años. ¿Eran inexpertos a quienes no se les capacitó? ¿No había equipos suficientes o adecuados de protección? ¿No se les proporcionaron por ser jóvenes y contagiaron a otros?

También sería bueno saber por qué estaba laborando gente con enfermedades: tres de cada diez (36%) tenían las llamadas “comorbilidades” que generan más vulnerabilidad ante el SARS-COV-2. ¿Quién obligó a trabajar a esas 37 mil personas, si de ese universo el 47% tenía obesidad, 30% hipertensión, 19% diabetes y 18% padecía tabaquismo? ¿O por qué se les permitió laborar?

Entre los muertos había mucha gente de la tercera edad: más de la tercera parte de los muertos, 510 personas entre 60 y 79 años. ¿Por qué trabajaban si eran población sabia pero de alto riesgo? El 49% eran médicos y solo el 18% enfermeras.

¿Quién se hace cargo de esta desgracia? ¿Quién nos va a explicar? ¿El doctor Hugo López-Gatell? ¿Sin circunloquios?

¿Y el Presidente? ¿No le indigna y alarma esto? ¿No va a ordenar una investigación y explicarnos? Ah, no, él anda organizando una consulta infame: si cualquiera de los expresidentes cometió un delito debe ser investigado, llevado a juicio y condenado. Punto. Un delito no puede ser objeto de una consulta. Y si ninguno cometió un delito, no se les puede inventar un delito para enjuiciarlos y lincharlos. ¿Qué tal que le hacen lo mismo en 2025?

Comedia de muñecos, decía Fiódor Dostoyevski, sobre las simulaciones de los políticos. Deleznable comedia de muñecos, mientras México está de luto por esos mil 410 médicos y enfermeras muertos: fueron, en promedio, 235 vidas y familias mutiladas por mes, casi 8 por día (7.8), una cada tres horas…

jp.becerra [email protected]
Twitter: @jpbecerraacosta

Comentarios