El conservador y panfletario es AMLO en sus mañaneras

Juan Pablo Becerra-Acosta M.

Me da la impresión que López Obrador no se molesta en verificar la información que recibe de sus incondicionales

Desde hace varios años, Andrés Manuel López Obrador suele estar mal informado sobre la actualidad, al menos en lo que concierne al periodismo. Y así, desinformado, no mide las consecuencias que pueden tener sus palabras entre sus incondicionales, y el fanatismo, la sinrazón que pueden desatar. 

Le cuento una anécdota: el lunes 14 de junio del 2010, un colega fotoperiodista y yo estábamos en Cananea, a donde habíamos ido para cubrir el movimiento social de los mineros, que se agudizaba por esos días. La huelga había estallado casi tres años antes, por violaciones de Grupo México al contrato colectivo.

López Obrador se presentó ese día en el auditorio de la sección 65 de los mineros. ¿Qué dijo al hablar? “Ustedes están siendo víctimas de una campaña de linchamiento en los medios de comunicación, están satanizándolos. Ustedes son víctimas de una embestida de la mafia del poder, que distorsiona lo que ocurre en Cananea.”

Imagine usted cómo encendió los ánimos entre tanta gente mancillada. Se entendía el exceso, se trataba de un político opositor, no de un presidente en Palacio Nacional.

Al término del evento nos aproximamos a su ruta de salida y a su vehículo, para ver si yo le podía hacer una de esas solitarias mini entrevistas en las que consigues pequeñas declaraciones que ningún otro medio trae. “¿Todavía estás en ese pasquín?”, me preguntó en corto. “Sigo en Milenio (ahí trabajaba en ese entonces)”, respondí. Entonces, en voz alta, espetó que éramos de esos medios afines a la mafia del poder, y que éramos de los que no decían la verdad de lo que pasaba en Cananea.

Atónito, observé cómo azuzaba a la gente con una media sonrisa y su risita tan conocida, el índice apuntándonos, y se metía a su coche como si nada. Al ver que la gente, dubitativa, empezaba a mirarnos con rencor, pólvora a la espera de una chispa, sentí que la adrenalina se me iba a la cabeza.
Furioso, pero lo más serenamente posible, le dije a través de la ventanilla abierta de su vehículo que eso era mentira, que éramos el único medio nacional que tenía un enviado especial en el lugar, y que llevábamos días dándole voz a los mineros, y que eso estaba publicado en el periódico. Se sorprendió por mi reacción, vaciló, y a manera de disculpa dijo que eso le habían dicho. Miré severamente a su vocero de ese entonces, que iba en el asiento trasero, cuyo nombre no quiero recordar, y alcancé a decirle al hoy Presidente que verificara la información que le daban antes de incitar a la gente de esa manera.

Su chofer avanzó y el fotógrafo y yo nos dirigimos a nuestro vehículo sigilosamente, aprovechando que la gente seguía tratando de acercarse y tocar a López Obrador. Estábamos a merced de cualquier Fuenteovejuna. ¿Qué hubiera pasado si algún agitador hubiera arremetido contra nosotros? Nos hubieran dado una paliza, si bien nos iba.

   Desde entonces, y en todo lo que tiene que ver con el periodismo, me da la impresión de López Obrador tiene súbitos y muy convenientes ataques de amnesia, o que no se molesta en verificar la información viperina que recibe de sus incondicionales. ¿No sabe, o no recuerda las desgracias, lo mal que lo pasamos decenas de periodistas durante el priato, justamente por ser críticos? ¿Se le olvidaron los exilios, los despojos, las censuras, los boicots publicitarios, las amenazas, los homicidios? ¿Cuántas veces los personeros del poder nos dijeron que nos largáramos de la ciudad o del país porque éramos prensa hostil? 

Un liberal confronta hechos pero tolera la crítica y no llena de epítetos a sus críticos, porque entiende que la crítica es consustancial a la democracia. Y más si es Presidente, si es un Jefe de Estado, que debe ser moderado porque tiene a su servicio el poder de la palabra desde el púlpito.

El conservador es él, que tiene un pasquín panfletario en cada mañanera. La verdad. ¿O no?

[email protected]
Twitter: @jpbecerraacosta

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios