Alguien miente en el Caso Ayotzinapa…

Juan Pablo Becerra-Acosta M.

¿No dijo en 2015 la procuradora Arely Gómez que los restos de Jhosivany Guerrero fueron hallados en el Río San Juan? ¿No dijo antes Murillo que esos restos habían sido incinerados previamente en el basurero de Cocula? ¿Mienten los exprocuradores o miente hoy la FGR?

DOBLE FONDO EXPRESS

Poco después de la una y media de esta tarde terminó una reunión de los padres de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, con el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Al salir de Palacio Nacional, Vidulfo Rosales, uno de los abogados de los familiares de los jóvenes, informó que el Laboratorio de Genética de la Universidad de Innsbruck confirmó que restos humanos enviados a Austria corresponden a un estudiante: se trata de Jhosivani Guerrero De la Cruz, oriundo de Omeapa, que cuando fue agredido por policías municipales y criminales tenía 20 años de edad.

Los restos enviados a Innsbruck, según dijo hoy Vidulfo Rosales, fueron hallados en la Barranca de La Carnicería, no en el Basurero de Cocula, tampoco en el Río San Juan. La llamada “verdad histórica”, establecida por el gobierno de Enrique Peña Nieto, a través del exprocurador Jesús Murillo Karam, sostuvo que el basurero fue el lugar donde fueron asesinados los estudiantes, sus cuerpos calcinados, y sus restos arrojados al río.

La “verdad histórica” ha sido zarandeada de nuevo con la información de hoy, que ya ha sido confirmada por la Fiscalía General de la República. En el mismo sitio, Barranca de la Carnicería, el año pasado habían sido encontrados y luego identificados restos que pertenecían a Christian Rodríguez, otro de los jóvenes de Ayotzinapa.

Por eso aquella insolente frase de Murillo de “esta es la verdad histórica”, la cual no admitía refutaciones, parece que se desmorona poco a poco, no en la narrativa de que los jóvenes fueron levantados por policías municipales de Iguala, Cocula y Huitzuco, entregados a criminales y luego asesinados, pero sí en cuanto al lugar de los hechos, porque cada vez se refuerza más la hipótesis de que fueron ultimados en distintos sitios.

Y es aquí, en este punto, sobre el lugar de los hechos, que alguien miente. Alguien, o algunos mienten.

Le explico: hace cerca de seis años, el 16 de septiembre de 2015, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) aseguró que restos que habían sido encontrados en el Río San Juan el 29 de octubre de 2014, y que habían sido enviados a Austria, eran… de Jhosivani Guerrero. Aseguró que la identificación de un fragmento de hueso se sustentaba en resultados que no eran “cien por ciento concluyentes”, ya que el ADN obtenido de la muestra analizada sólo había proporcionado “evidencia moderada”. En concreto, según informó la entonces procuradora, Arely Gómez, la Universidad de Innsbruck había determinado que existían “72 posibilidades de que un fragmento de hueso analizado” sí perteneciera al joven, “contra una posibilidad” de que no fuera así.

Los padres de los estudiantes y sus abogados rechazaron en aquel momento aquella afirmación de la PGR.

Hoy, por el contrario, nos informan que la Universidad de Innsbruck ha confirmado, supuestamente de forma contundente, que restos hallados en la Barranca de La Carnicería, en concreto una vértebra (las vértebras, que forman la columna vertebral, son huesos muy resistentes), son… de Jhosivani Guerrero.

¿No dijo en 2015 la PGR, la procuradora Arely Gómez, que los restos del joven fueron hallados en el Río San Juan?

¿No dijo antes Murillo que esos restos, supuestamente hallados en una bolsa en el río, habían sido incinerados previamente en el basurero de Cocula?

¿Cómo es que había restos de Jhosivani Guerrero en el Río San Juan, que supuestamente habían sido incinerados en el basurero de Cocula, y ahora nos informan que no, que los restos de Jhosivani Guerrero estaban en Barranca de La Carnicería, donde habrían sido quemados?

¿Lo asesinaron en dos lugares? No, ¿verdad? Imposible. ¿Su cuerpo lo quemaron en dos sitios? No parece factible, a menos que los criminales de Guerreros Unidos lo hayan descuartizado y una parte de sus restos haya sido quemada en el basurero y otra en la barranca, distante a dos kilómetros.

Más bien alguien miente.

¿Mintieron los ex procuradores Jesús Murillo Karam y Arely Gómez sobre el lugar donde sus fiscales hallaron los restos del normalista para sustentar primero y seguir sosteniendo después la “verdad histórica”? ¿Por qué desde el inicio de las pesquisas descartaron la barranca y se aferraron al basurero (http://eluni.mx/cr7wa)?

¿O mienten hoy en la FGR de Alejandro Gertz Manero con tal de desvirtuar todo lo afirmado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto?

Lo único irrefutable hasta ahora es la narrativa central: los estudiantes fueron levantados por policías municipales y entregados a criminales que los asesinaron. ¿Por qué? Ahí también hay varias hipótesis, pero esa es otra historia. Por lo pronto, ¿quién miente en la historia del origen de los restos de Jhosivani Guerrero?

[email protected]
Twitter: @jpbecerraacosta

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios