La banca favorecida

José Rubinstein

Ni siquiera los críticos y opositores del régimen podemos estar de acuerdo con que en los pasados dos sexenios se haya beneficiado a 58 mega empresas del país, entre ellas 5 de los principales bancos, con la condonación de impuestos por un monto de ¡189 mil 18 millones de pesos! ¿A raíz de qué? ¿Basados en qué?

El sector bancario nacional hoy es conformado por 49 instituciones. Las 5 instituciones bancarias privilegiadas con la exención de impuestos son: Grupo Banamex con 15 mil 848 millones de pesos, Grupo Inbursa con 7 mil 344, Grupo Bancomer con 5 mil 279, HSBC con 2 mil 302 y Banorte con 1,436 millones de pesos. Dicho sector ha superado adversos ciclos económicos del país -incluyendo la pandemia- sin manchar su plumaje, sus salvaguardadas utilidades los han mantenido inmunes, es el caso de BBVA, la joya de la corona del grupo global cuya ganancia en México significa aproximadamente la tercera parte que obtiene la matriz a nivel mundial. Las pingues ganancias generadas por la banca comercial en nuestro país tienen como evidente justificación las ventajosas reglas del juego establecidas por la autoridad hacendaria a favor de este favorecido sector. En el primer semestre del presente año los bancos que operan en el país obtuvieron utilidades totales por 78 mil millones de pesos, 35.7% más que el mismo periodo del año anterior. BBVA ganó 23 mil 47millones de pesos, Santander 7 mil 995, Banorte 12 mil 495, Citibanamex 9 mil 324, HSBC 4 mil 733, Scotiabank 3 mil 636 millones de pesos. Estos 6 bancos concentran el 78.4% de las utilidades del sector. Le pregunto a usted resignado lector, ¿Las utilidades de su negocio en este semestre crecieron 35%?                                                                                                                                                           
A partir de 2013 la banca mexicana aumentó sus ingresos por comisiones en más del 53 por ciento. Existen comisiones por el uso de tarjetas de crédito, por adquirir préstamos, por expedir cheques, por anualidad de T.C., por reposición de plásticos, por disposición en efectivo, por pagos tardíos, por apertura, por transferencias, por membresías, por saldos insuficientes, por cheques de caja, y por otras tantas. Existe un desmesurado diferencial entre lo que los bancos cobran y lo que pagan. Las comisiones y tarifas bancarias en México son hasta 30% superiores con respecto al nivel internacional; desde luego toda comisión viene acompañada de su respectivo IVA. El rendimiento de invertir en Cetes a 344 días es de 5.45 % mientras que la tasa anual promedio de un préstamo bancario personal oscila en 31% más -generalmente- comisión por apertura y seguro de vida durante la vigencia del mismo en caso de adultos mayores. El interés en caso de pagos parciales en la tarjeta de crédito gira alrededor de 40% anual, en tanto que la inflación anual ronda el 6 por ciento. Llama la atención la cantidad de reclamaciones que recibe la Condusef por parte de usuarios bancarios, en el primer trimestre del presente año alcanzaron un millón 429, de las cuales una de cada tres resultó favorable al usuario. 

Podemos estar seguros que los bancos no van a suavizar sus procedimientos por generación espontánea, es el Estado quien debe moderar al tan consentido sector. Por elemental sentido de seguridad, no es posible seguir cobijando a los bancos descobijando a los usuarios.     

Comentarios