Iniciamos 2022

José Rubinstein

Aun cuando el año sea nuevo, los pendientes del anterior allí siguen, no nos ganamos la lotería y las tarjetas de crédito dan cuenta del festín decembrino.

Luego del desastroso 2020 en que la devastante pandemia contribuyó al retroceso de 8.5% del PIB, el esperado rebote económico para 2021 quedará cercano al 5.5% del PIB. Para el presente 2022, Citibanamex proyecta un crecimiento de apenas 1.9% del PIB. La inflación -desatada a nivel global- terminará 2021 con un alza sobre 7.6% y cálculos optimistas estiman disminuirla a niveles de 4.1% durante el año, en el entendido de incrementos en tasas de interés. Sin cabida para otros datos, en términos económicos, 2019-2021 representa la peor primera mitad de sexenio de los últimos 86 años -decrecimiento del PIB superior al 3%-, de acuerdo a datos de la Cepal, retrocediendo a niveles de 2016, con el agravante de que de aprobarse la contrarreforma eléctrica y energética, la inversión se contraerá sensiblemente.

Llega el momento de rendir cuentas por las propias realizaciones, comienzan a cuajar los proyectos del régimen presentándose la oportunidad de demostrar el porque “no somos iguales”. Es así como se anuncia la inauguración del Aeropuerto Felipe Ángeles para el próximo 21 de marzo. Es así como se anuncia la inauguración de la Refinería Olmeca -Dos Bocas- para el próximo 2 de julio.

El Aeropuerto Felipe Angeles, ubicado a 50 kilómetros del centro de la CDMX, a cuyo costo original de 79 mil 305 millones de pesos -en el avance físico de obra alcanzaba ya 85 mil millones de pesos- se agregan las indemnizaciones y pago de bonos correspondientes, sumando 185 mil millones de pesos, frente a los 300 mil millones que costaría el abortado Aeropuerto de Texcoco, del cual ya se habiá cubierto el 75%, constará de 3 pistas y 14 puertas de embarque -las 33 posiciones o puertas previstas se completarán entre 10 y 20 años-, con 3 pistas y capacidad para 20 millones de pasajeros anuales, pudiendo escalar hasta 80 mil pasajeros eventualmente. El malogrado Aeropuerto de Texcoco tendría 3 pistas originalmente y 3 adicionales en su segunda etapa en 2 distintas terminales, con 95 puertas de embarque y capacacidad para recibir 70 millones de pasajeros en su primera etapa, escalando a 130 millones en su segunda etapa. El AIFA estará apoyado en el Aeropuerto Benito Juárez y en el de Toluca, interconectadas las 3 infraestructuras aeroportuarias. Ante todo, no estamos comparando manzanas con manzanas, el Aeropuerto de Texcoco proyectado por el renombrado Norman Foster, estaba destinado a convertirse en un hub, un centro de conexiones regional, un catalizador de desarrollo económico y social. La incomunicada terminal avionera de Santa Lucía nada tiene que hacer frente a lo que pudo haber sido el nuevo Aeropuerto de la CDMX.

La refinería Olmeca será inaugurada inconclusa, probablemente mostrando la pura fachada, los impactos operativos y sobreprecio a lo estimado permiten anticipar que la planta estaría trabajando al 78.5% a partir de 2025, con dudosos retornos de inversión. El presupuesto original de 8 mil 955 millones de dólares se estima que será sobradamente rebasado, a septiembre pasado se había gastado la mitad de lo asignado con apenas un tercio de avance.

Iniciamos 2022…abróchense sus cinturones!

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios