Se encuentra usted aquí

Ya para, Kimosabi. ¿A dónde vamos?

26/11/2019
02:00
-A +A

El triunfo de López Obrador, no de Morena, su partido bebé, ni de sus minipartidos aliados, no sorprendió y sí. Sorpresa fue su carácter avasallador en porcentajes y posiciones conseguidos, El Gran Poder de Su Poder. Otra sorpresa, la chiquitización de la oposición en su conjunto, para no hablar de cada partido por separado, menos aún de sus figuras. El poco poder de sus poderes juntos. Cifras aparte, Moisés y los pequeños. Descuadrado así, desbalanceado así, desde la transición, arrancamos a bordo de este ruidoso tren veloz jalado por la Petra Locomotora de la Cuarta Transformación.

La noche de los votos, Amlovital se hizo de la tribuna y del micrófono y desde ese julio trae a mañanazos a quienes quieran verlo u oírlo y a quienes no también que al cabo ahí estará la siguiente y la que sigue. Ningún presidente de México ha hablado tanto en todo su mandato como Vitalamlo en lo que llevamos de esta dinastía De Su Dedito. En menos de doce meses ya hubo un Primer Informe Anual en julio, otro Segundo en agosto, un Tercero –Primer, lo apellidaron- el 1 de septiembre y estamos casi por escuchar el Cuarto al conmemorarse la Triple Inauguración del primero de diciembre. Estrenamos una nueva aritmética donde 3 es igual a 1, 1 equivale a 4 y por ello 3 y 4 son iguales o da igual. Una nueva forma de contar donde los números no cuentan y tampoco importan.

Está claro que Amlovital, promotor indigenista, luchador social, militante, dirigente partidista, gobernante de la capital, funcionario desaforado, candidato uno, dos, tres, Presidente Electo y Constitucional conformó una narrativa propia, una forma de contar sin números, de contar verdades o postverdades que al cabo se parecen, un contenido peculiar donde forma y fondo se corresponden, se apejan. Su narrativa reproduce la prédica cristianizadora novohispana. El uso del plural que disuelve la distancia entre quien habla y quien escucha, que construye un plural de identidad, reconocimiento y pertenencia, una dicotomía de espacios y habitantes entre buenos y malos, un hablar desde el bien dirigiéndose a los buenos (a ver ¿quién dice no?) aludiendo a las maldades de los malos que siempre están allá y nunca aquí (a ver, ¿quién dice yo?), la constante referencia a un pasado idílico antes del mal, la identificación del arribo y expansión del mal que todo torció, la convocatoria a una cruzada para acabar con el, la permanente guardia contra las malvadas maldades de los malos que viven tramando contra Nosotros los Buenos y así luchar sin tregua hasta alcanzar el triunfo del Bien y arribar a la Tierra Prometida libre ya de todo mal. ¡Amén!

Estamos por cumplir un año del nuevo gobierno y el tema que nos ronda sigue siendo el de aquel día con tres inauguraciones, en el Congreso, en Palacio Nacional, en la Plaza Pública. Desde entonces el Congreso bulle, la Plaza se agita y no me digan que en Palacio Todo Bien, Todo Bien, Felices, Felices, Felices ! Estamos a tan sólo un año del nuevo gobierno y el ronda ronda de la pregunta sin respuesta ya es fatiga.

¿A dónde vamos, Kimosabi? Ya verás Toro, ya verás!

Gobierno personalizado, hiperactivo, hiper expuesto, rompedor de lanzas contra todos los molinos que a su paso encuentra, emisor a manos llenas de discursos, iniciativas, proyectos, invectivas, programas, admoniciones, instrucciones, moches, antimoches , anticutimoches, boletines, recortes, encomiendas, memoranda, informes, giras, explicaciones, pipas, exhortos, transferencias, contingentes, vacunas, metotrexatos , retenes, nombramientos, negativas, subastas, derogaciones, invocaciones, descalificaciones, irritaciones y, también, pero cómo no, comedidas expresiones Con Todo Respeto! Una soliviantada tolvanera en la que un tema cede a otro todo el tiempo y la declaración presidencial de un día releva, disuelve, desaparece las ocho columnas, la página roja o la postura inamovible del día anterior. Mucho ruido, pocas nueces y están secas.

Ya párale, Kimosabi, ¿a dónde vamos ? ¡Ya verás Toro, ya verás!

Entretanto, entre nubes, sí hay temas, subrayadas prioridades que sobresalen pues son los Rieles Maestros sobre los que la Cuatroté tiene la determinación de hacer rodar a su Petra tan querida o son, por contra, realidades reacias que no se dejan negar ni posponer - ¡ trenes enemigos ! sobresalta Aquel - Adversarios, con Todo Respeto, del Amlismo Amlovital.
 

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN