Una nueva oportunidad para Neeson y su director

José Felipe Coria

Venganza implacable narra la historia de un ladrón que decide volverse honesto

El actor Liam Neeson tiene rato de ser una redituable “estrella de acción”.

Producciones tipo las tres Búsqueda implacable (2008, 2012, 2014), o Un paseo por las tumbas (2014) & Venganza (2019), incluso su secundario papel en Viudas (2018), lo confirman como personaje al servicio de ciertos valores, no del todo impecables.

La reciente incursión de Neeson en esta veta es un traje a la medida: Venganza implacable (2020), apenas segundo filme del veterano productor Mark Williams, que mejoró tras su debut, Hombre de familia (2016), un deplorable churro.

El argumento coescrito por Williams es otra variación sobre los seres marginales que Neeson interpreta con voz áspera, gestualidad ruda y actitudes de hombre acorralado que no se deja intimidar.

Pero el giro es interesante. Tom (Neeson, claro) decide volverse honesto tras impresionante carrera como ladrón. El motivo es Annie (Kate Walsh).

Pide al FBI una segunda oportunidad con un intercambio que considera justo.

No busca resarcir sus malas acciones sino obtener un pasaporte a la paz interior y el amor con una mujer cautivadoramente real.

Sólo que dos agentes corruptos tienen otra agenda.

Williams arma un policial que se desenvuelve como Dios manda: tenso, con giros ingeniosos, presencias no tan esquemáticas o predecibles.

La temática es eficaz; está bien contada, sin mayores adornos que una cámara en el lugar correcto, a cargo del fotógrafo Shelly Johnson, que da una atmósfera verosímil a la trama, llena de ambientes urbanos que anuncian peligro constante.

Dentro de este género, cintas como Venganza implacable sobresalen, entre la ingente oferta producida a lo largo de los años, porque Williams la sostiene con estilo austero y suspenso exacto. Sólo esto basta para pasar un buen momento; para disfrutar la historia gracias a la concisión de su trazo, lo cual es digno de destacarse.

Hay directores que meten la pata en su primera película. Y no aprenden nada. Otros sí.

Williams es de éstos.

Se perfila como buen director de policiales, tras esta excelente propuesta comercial, ojalá que lo logre.

Comentarios