Shawn Levy libra con éxito su juego

José Felipe Coria

El cineasta logra en Free Guy una entretenida historia

Es considerado uno de los guiones más interesantes del último decenio, escrito por Matt Lieberman & Zak Penn. Free Guy: tomando el control (2020), filme 14 del bueno para todo Shawn Levy, quien pepena diversidad de proyectos tanto para cine como para tv. Eso sí, sintiéndose muy a gusto en la comedia.

Free Guy indaga qué realmente es un “personaje que no participa” al interior de un juego de video. O sea, presenta algo que es código puro y que los jugadores humanos no pueden tocar.

La premisa muestra a Guy ( Tipo; Ryan Reynolds) quien tiene una “revelación”, en la vida que comparte con su amigo Buddy (Cuate; Lil Rel Howery).

La espontánea conciencia de Guy sirve a los intereses de la videojugadora Millie, o Molotov Girl (Jodie Comer). Por eso busca alterar la lógica de ese pasatiempo que quiere destruir al maloso Antoine (Taika Waititi). A causa del personaje que nunca debería participar, esta película-juego hace cómplice al espectador en conflicto que involucra a gamers y programadores humanos.

El ingenio del argumento está en los tres niveles de una compleja pero divertida maquinaria: la existencia de Guy, la vida de Millie y la rutina de la corporación creadora del juego. Lo que Levy aprovecha para lograr que Guy tenga un alma, y Millie cobre vida en los pixeles. Para el autor esto era un reto. Sale bien librado del mismo.

Asimismo, como director, se revela más elegante de lo que parecía, amenizando cada circunstancia de la temática, y equilibrando efectos especiales y emociones, aunque parezcan elementales. Vale destacar el interés de Levy por la comedia de costumbres contemporánea, comprensible para todo público, que le permite unir perfectamente cine & videojuego. Entretenida.

Comentarios