Filme hace radiografía de un país devastado por el racismo

José Felipe Coria

"Queen & Slim", los fugitivos detalla cómo suceden casos semejantes a lo que pasó con George Floyd

Regresaron los cines tras cinco meses inactivos con medidas de seguridad dignas de la NASA, oferta limitada de lugares por semáforo naranja y estrenos modestos. Sin embargo, en streaming, aún hay propuestas seguras para consumo inmediato.

Ejemplo de ello es Queen & Slim, los fugitivos (2019), austero filme debut, de suntuoso estilo visual, de la directora Melina Matsoukas, con 65 créditos como autora de videoclips.

La cita a ciegas entre la abogada Queen (una impresionante Jodie Turner-Smith) y Slim (Daniel Kaluuya), solitario ligador vía Tinder de juguetones modales, empieza con el pie izquierdo.

Se vuelve espantosa cuando sin razón los detiene el policía racista Reed (el cantante de country Sturgill Simpson, escalofriante). Así empieza para Queen y Slim una odisea donde su efímera relación está condenada.

La película estadounidense ganó valor con posteridad a su rodaje: resultó premonitoria.

No idéntico fue el asesinato en mayo de George Floyd a manos de un brutal policía, pero la forma en que aquí se detalla por qué suceden este tipo de injusticias, revela las opciones de miedo que tienen las víctimas en unos Estados Unidos, donde la ley está al servicio de los victimarios.

El argumento hace la radiografía de un país devastado por el discurso racista y divisionista hecho desde el poder; los personajes de Queen y Slim se sienten seguros sólo en lugares administrados por afroestadounidenses.

queen_slim.jpg
Es la historia de una pareja que se encuentra huyendo de la policía. Fotos: UNIVERSAL PICTURES
 

Hasta el momento que los protege el emocionalmente inestable tío Earl (Bokeem Woodbine), la cinta sostiene una inspirada y casi magistral tensión.

Después, la película, con fotografía de Tat Radcliffe afloja el ritmo, quedando a la deriva, igual que los protagonistas a bordo de auto sin destino aparente.

Cierto, se recuerdan mejor las películas con final triste que las de finales felices.

En este caso, está forzado para vender una mitología del instante, medio panfletaria, que propone la por lo general acertada guionista Lena Waithe.

Eso sí, el crítico, nítido planteamiento político no tiene fisuras.

Queen & Slim, los fugitivos es un largometraje-emblema, cuyo máximo valor está en reflejar la angustia que es vivir con fecha de caducidad nada más por el color de la piel.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios