El hombre que influyó en Trump

José Felipe Coria

La historia con mayúsculas la protagonizan Grandes Hombres. Pero no llegan solos al santoral de sus naciones o culturas. Gente pequeña los acompaña.

Un personaje así fue Roy Cohn (1927-1986), brillante abogado, de feroz inteligencia, quien con un mínimo de ética y decencia habría hecho mucho bien a su nación, Estados Unidos. Pero se entregó al lado oscuro.

Rudo fiscal en el juicio contra los científicos Rosenberg, acusados de espionaje, a Cohn no le importó manosear la ley para condenarlos a la silla eléctrica. Gracias a esto fue parte esencial del equipo del paranoico senador Joseph McCarthy en las audiencias dedicadas a perseguir supuestos comunistas.

También tuvo en sus manos la estrategia, no del todo limpia, del exactor de películas serie B, Ronald Reagan, para ganar la presidencia.

En más de un sentido, Cohn definió al Estados Unidos de hoy. Es la conclusión del impresionante documental Where’s my Roy Cohn?/¿Dónde está mi Roy Cohn? (2019), quinto filme de Matt Tyrnauer.

Tyrnauer nunca pierde de vista al personaje.

Compila imágenes exactas, de criminal agarrado con las manos en la masa, tanto públicas como privadas; testimonios de conocidos, periodistas y socios de su despacho (como Roger Stone, actualmente preso, por perjurio en el escándalo Rusia-elección 2016), para arrojar luz a las sombras de este hombre, el hipócrita homosexual promiscuo de clóset que se odiaba a sí mismo; el engreído enfermo de VIH que negaba su condición pero intentó robar el patrimonio de un cliente agonizante; el extravagante abogángster expulsado de la barra; la celebridad sin escrúpulos de la discoteca Studio 54.

El proyecto más depurado de Cohn —de ahí la razón del documental para presentar un amplio contexto sobre Estados Unidos desde los 1950, que revela cómo trabajó detrás del trono, cómo influyó con éxito este villano de película en los poderosos—, es la relación con su cliente favorito, su protegido, a quien entre 1973 y hasta su muerte, enseñó a mentir con solvencia, a nunca retractarse —así estuviera equivocado— y a torcer la ley para su beneficio; a manipular a la opinión pública con todos los medios al alcance para salirse siempre con la suya. ¿Quién? El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Hipnótico de principio a fin, este filme de Tyrnauer hace con nitidez el retrato de un sociópata total.

De lo mejor producido en 2019. Una joya a la espera en línea.


El abogado habría hecho mucho bien a EU, pero se equivocó de bando. 
SONY PICTURES CLASSICS

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios