La verdadera injerencia y otros riesgos y señales

José Carreño Carlón

El total de los votos para cada candidato se conoce a través de los medios, sí, pero no es que las televisoras ‘proclamen’, al nuevo presidente

Presidente electo; conteo de 50 INEs


La anomalía radica en la percepción del acompañamiento, de hecho, del presidente mexicano, al todavía presidente estadounidense en su tentativa de desconocer el resultado de la elección presidencial. Anómala, también, resulta la argumentación de López Obrador para sustentar su postura, leída como apoyo a la temeraria aventura de Trump en busca de extender su permanencia en la Casa Blanca. ¿Sus bases?: su personal clasificación de votos: legales (los que favorecen su contabilidad) e ilegales (los que llevaron al triunfo al presidente electo). En Estados Unidos es presidente electo el ganador, una vez contados los votos, o cuando los que restan no pueden alterar el desenlace. Y por irrelevante que resulte en el debate estadounidense, negar este hecho por el gobernante de otro país podría constituir la verdadera injerencia que el presidente mexicano dice querer evitar al no felicitar al triunfador.

El resultado, cuyo final dice esperar AMLO para felicitar al ganador, se definió, conforme a sus leyes, en los conteos y recuentos de las juntas electorales de los condados y los estados. Se trata de un sistema federal en que los estados se hacen cargo del proceso sin la mediación de una autoridad nacional, como el INE mexicano. En todo caso se trata de 50 INEs: las juntas electorales estatales que reciben las cuentas de las juntas de los condados y que anuncian sus resultados cada una por su parte. El total nacional de los votos para cada candidato se conoce a través de los medios, sí, pero no es que las grandes televisoras ‘proclamen, como autoridades’, al nuevo presidente, como lo hemos caricaturizado.

Lo que hacen los medios es sumar los resultados que van dando las juntas estatales, en tiempo real, frente al televidente, hasta que la suma arroja un ganador. Y lo hacen, simultánea y coincidentemente, las más diversas organizaciones informativas. Faltaría quizás, para que el presidente mexicano felicite, la lejana —para fines de eficacia diplomática— formalidad de la reunión del Colegio Electoral a mediados de diciembre, en el que los electores de cada estado votan con los mismos valores resultantes de las urnas. Pero sin la primera excusa para eludir la felicitación al presidente electo, por ‘prudencia’, dijo, emprendió el mexicano una imprudencia mayúscula, al subsumir en su alegato la acusación de fraude hecha por Trump.

¿Trump adicto?


Para justificar su renuencia, AMLO hermanó en efecto su añoso alegato de fraude ante su derrota de 2006 —sellada por las felicitaciones internacionales al ganador— con el alegato de fraude, hoy, ante la derrota de Trump, coronada por las felicitaciones del mundo al nuevo presidente, con la excepción, así justificada, del presidente de México. Y si al hablar de asuntos legales pendientes en el proceso, el presidente López Obrador se refiere a las maniobras para descarrilar en la Corte el resultado de las urnas, el mexicano habría llevado su adicción a Trump a escalas impredecibles.

¿Censura o libertad?


Pero el presidente y sus huestes en medios llevaron su Trump adicción al extremo de acusar de censura a las cadenas estadounidenses que interrumpieron la trasmisión de un mensaje desde la Casa Blanca. Mala señal, la de acá, ya sea que desconozcan o que combatan la potestad selectiva de los medios (Gatekeeping) para darle o no, cauce a dichos o hechos, de acuerdo a su calidad informativa y a sus valores noticiosos. Las de Trump eran afirmaciones falsas o engañosas, identificables a primera vista. Y fueron desestimadas como noticias. CNN, recurrió al recurso del framing: pasó el discurso, pero enmarcado en un visible subtítulo que advertía, que, sin pruebas ni bases, el presidente tachaba de fraudulento el proceso electoral. Lecciones urgentes para unos y otros.

Profesor de Derecho de la Información. UNAM

 

TEMAS RELACIONADOS
INE
Guardando favorito...

Comentarios