Meses en el limbo para Sergio Pérez

Jorge García Maldonado

El mandamás del equipo canadiense, Otmar Sznafnauer, salió al paso de los rumores y negó que la posibilidad de concluir la relación con el piloto mexicano

Cuando supuestamente la fecha mágica del 31 de julio significaba el límite del plazo para que Racing Point rescindiera el contrato de Sergio Checo Pérez pagando una cláusula de cancelación ante la llegada del alemán Sebastian Vettel, el equipo la ha desmentido.

El mandamás del equipo canadiense, Otmar Sznafnauer, salió al paso de los rumores y negó que la posibilidad de concluir la relación con el piloto mexicano se haya esfumado. Igualmente, Vettel reveló recientemente que la decisión sobre su futuro tomará todavía al menos un par de semanas o quizá más, aludiendo a que no tiene prisa y que por el momento para él lo más realista sea esperar un poco.

Lo anterior no significa otra cosa que un enorme compás de espera e incertidumbre para Checo, en donde tanto él como Racing Point han declarado que tienen un contrato válido para 2021. Sin embargo, la directiva del equipo, en voz de Sznafnauer, deja ver que las posibilidades están abiertas: “El hecho de que tenga un contrato firmado será un factor clave para mantenerlo en el equipo. Sergio ha estado aquí durante mucho tiempo, nos ha sido leal, es un gran piloto, trabaja muy bien con el equipo, trabaja bien con Lance y le ayuda,  todos estos factores son importantes”. En pocas palabras, todo se está poniendo en la balanza y se tomará una decisión tarde o temprano.

Este compás de espera puede significar varias cosas. Por un lado, que Racing Point siga negociando el salario de Vettel, un tetracampeón del mundo que busca un auto ganador en lo que promete Racing Point en 2021 cuando se convierta en Aston Martin, equipado con un motor ganador como el Mercedes. Muestra de ello es la competitividad mostrada del RP20 en la presente temporada, la cual aún no sido capitalizada en podios, no así en puntos, marchando ya en cuarto lugar del campeonato de constructores, a sólo una unidad de McLaren.

Además, para terminar de conformar la tormenta perfecta para el mexicano, único piloto latinoamericano de la F1, su contagio lo ha puesto en el peor lugar para defender su asiento: la sala de su casa, desde donde tendrá que ver cómo Nico Hulkenberg lo suple al menos por este fin de semana en Silvertstone, y quizá por una semana más. Su contagio también supone un albur, pues de acuerdo con algunas versiones, abriría una puerta legal al equipo para despedirlo sin indemnización por infringir las medidas de cuidado.

El tiempo corre en contra del mexicano, mientras Racing Point no dé a conocer la confirmación o declinación del arribo de Vettel, Pérez está imposibilitado para negociar con otro equipo. Para el de Jalisco suenan las opciones de Haas y Alfa Romeo, que verían con buenos ojos su experiencia y patrocinadores, pero el tiempo avanza y los asientos disponibles en la máxima categoría se cuentan con los dedos de una mano, además de que sería un paso hacia atrás, pues ninguno de estos equipos son garantes de competitividad, tal como hoy promete Racing Point.

La moneda está en el aire tanto para Vettel como para Pérez, y es casi seguro que no haya lugar para alguno de los dos en 2021. Las próximas semanas lo dirán. 

@jgarciacontacto

Comentarios