Suscríbete

Al diablo con su autonomía, el Estado soy yo

Jesús Zambrano

La reforma que desmanteló al INEE reconoce que el órgano es indispensable; pero lo que no gustaba al Presidente era que estuviera fuera de su esfera de poder

En diciembre de 2018, al inicio del gobierno de López Obrador, existían diez Órganos Constitucionales Autónomos. Hoy, con la mayoría que Morena tiene en el Congreso (junto a sus aliados) facilitó al Ejecutivo desmantelar la autonomía de uno de ellos: El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, al cual —con otro nombre— incorporó a la esfera de la SEP.

Es decir, la reforma reconoce que la función técnica del órgano es indispensable; pero lo que no gustaba al Presidente era que estuviera fuera de su esfera de poder.

Desde aquel momento, advertimos que la intención de López Obrador era concentrar nuevamente el poder absoluto en el Ejecutivo, sin contrapesos ni límites, lo que ponía en serio riesgo los avances democráticos y, en específico, la autonomía de dichos órganos.

Actualmente, son 9 los órganos constitucionales que conservan formalmente su autonomía; pero nuevamente, haciendo uso de la mayoría que Morena tiene en el Congreso, el Ejecutivo ha podido imponer al mando de dichos órganos a personas afines a su llamada: “4T” como fue el caso de la CNDH, a cargo de alguien “a modo”, que no contraría al mandatario.

Además, otros 4 órganos tienen frentes abiertos en el Poder Legislativo por pretendidas reformas que ponen en riesgo su autonomía. Son los casos de: El Banco de México (que enfrenta una reforma que lo obligaría a adquirir dólares de dudosa procedencia); también están las propuestas para desaparecer a la Comisión Reguladora de Energía; al Instituto Federal de Telecomunicaciones y a la Comisión Federal de Competencia Económica para integrarlas en a un solo organismo, supuestamente “autónomo”.

A estos cuatro hay que sumar la propuesta de apenas hace unos días del presidente López Obrador para anular al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, por supuestas razones de “austeridad” y porque su función, según AMLO, bien puede ser ejecutada “por la Secretaría de la Función Pública”.

Estos argumentos son torpes, falsos y absurdos. Son torpes porque pretenden ignorar que, detrás de los Órganos Constitucionales Autónomos, hay una lucha social de larga data que —en este caso— hizo efectivo el derecho a la transparencia, el acceso a la información y la protección de datos personales.

Son falsos porque es mentira que desapareciendo al INAI lograremos un gran ahorro, ya que tan solo lo que el Presidente gastará este año en su obra faraónica y ecocida del Tren Maya, equivaldría a financiar por 36 años los gastos totales del INAI.

¿Por qué mejor no detiene sus obras y con ese dinero brinda apoyos a todos los que han perdido su empleo o negocio durante la pandemia? La respuesta es: porque su objetivo no es la austeridad.

Son absurdos, porque la SFP, además de ser una tapadera del Presidente, no podría ejercer las facultades que tiene el INAI. No podría actuar frente al Congreso, el Poder Judicial y las entidades federativas, pues al ser una secretaría del poder Ejecutivo estaría violando el principio de la división de poderes y el pacto federal.    

De los demás órganos autónomos —uno clave para la vida democrática— es el árbitro electoral imparcial, el INE que, en los últimos días, ha estado sujeto a virulentos ataques desde el púlpito mañanero, especialmente porque ha exigido al Presidente que, desde abril y hasta el 6 de junio, suspenda la transmisión de sus “conferencias mañaneras” en apego estricto a la Constitución y la ley. AMLO quiere meterse a la fuerza al proceso electoral.

Las advertencias que hicimos, hoy son una realidad. López Obrador ha centralizado el poder y debilitado a las instituciones. Es evidente que está tratando de desmantelar la democracia para abrir camino a un proyecto personal transexenal, autoritario. “El Estado soy yo”, asume como lema real, por encima de la ley.

Nuestro reto es frenar el deterioro de la democracia a través del voto. Es necesario e impostergable cambiar la correlación de fuerzas en las elecciones del 6 de junio del 2021.  
 

Presidente Nacional del PRD.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios