Suscríbete

Se cuelan impresentables

Jesús Reyes Heroles G. G.

La alianza Va por México avanza, pero se encuentra en una etapa crítica. El 10 de noviembre, por convocatoria del movimiento Sí por México, los presidentes de los tres principales partidos de oposición anunciaron que trabajarían juntos hacia la elección de 2021, en especial en lo que toca a la Cámara de Diputados federal. Poco después, el 23 del diciembre, se conoció que las conversaciones entre los tres partidos habían acordado postular conjuntamente candidatos a diputados federales en 171 distritos. En esa ocasión, Marko Cortés, del PAN, señaló que no se postularían personas que fueran “impresentables”. También se supo que postularían en alianza candidatos a gobernador en 11 de los 15 estados en disputa, 7 de los cuales serían mujeres.

Como es explicable, las negociaciones se han mantenido en el mayor sigilo, pues la selección de un candidato siempre implica el descarte de otros, con el consecuente desgaste y riesgo de defección. De hecho, las listas para esos 171 distritos todavía no se conocen en su totalidad, si bien se ha filtrado información sobre algunos posibles precandidatos, proceso que tiene el propósito de medir la opinión de militantes y opinión pública.

La selección de candidatos para la alianza ha sido más rápida en cuanto a las gubernaturas, debido también a que Morena ha ido destapando a sus candidatos (14 de 15). Si bien los principios y criterios aplicables a las candidaturas para las gubernaturas no son necesariamente los mismos que para los diputados federales, marcan pautas de gran relevancia. Un aspecto que resulta en particular importante es la reputación pública (solvencia económica y moral) de los candidatos pues, desde un punto de vista estratégico, es indispensable que la alianza Va por México cumpla con su compromiso de no postular candidatos “impresentables”. Lamentablemente, se han propuesto algunos que han suscitado muchas dudas; la opinión pública los considera malos augurios para la elección del Congreso Federal en junio 6 de este año. Del lado de Morena, ese es el caso de Félix Salgado Macedonio, denunciado por el exprocurador de Guerrero por violación, y de Morón Orozco, por sus acciones como líder de la CNTE, por ejemplo. Queda pendiente conocer y analizar las listas finales para diputados que proponga la alianza, lo cual deberá suceder a más tardar el 29 de marzo.

El proceso de selección de candidatos para diputados federales es más complejo, por su número (500) y porque la nueva posibilidad de reelección introduce un importante conjunto de contendientes adicionales. Se autorizó que los diputados federales actuales puedan, después de entregar una “carta de intención”, hacer campaña mientras mantienen su cargo, sus emolumentos, y las prebendas propias de su posición, lo cual representa una clara ventaja sobre otros candidatos.

La Cámara de Diputados informó que 448 diputados de 500 han señalado su intención de buscar la reelección, en la medida que satisfagan los requisitos internos de sus partidos. Esto significa que la alianza habrá de postular candidatos de calidad suficiente para derrotar en las urnas precisamente a un buen número de los diputados federales actuales. Es conocido que en esta legislatura participan un número sustancial de diputados que se pueden calificar como “impresentables”. Esto representa un nuevo desafío para la alianza Va por México.

 

Presidente de GEA Grupo de Economistas y Asociados / StructurA

Comentarios