Se encuentra usted aquí

El coronavirus llegará en el peor momento para la 4T y la sociedad

25/02/2020
02:25
-A +A

Nunca es un buen momento para que un virus desconocido, en este caso el coronavirus (Covid-19), llegue a México u a otro país. Pero la Organización Mundial de la Salud y otros expertos ya empiezan a señalar que, luego de los nuevos y crecientes casos en Italia, Corea del Sur e Irán, contener el virus parece improbable y hay que estar preparados para una propagación mundial (pandemia) de esta nueva enfermedad.

Aún hay mucho que no se sabe del Covid-19, pero es un hecho que en países con climas calurosos todavía no hay brotes. Ojalá esto pueda aminorar los contagios en naciones como México, aunque no se puede basar una estrategia de salud pública en una presunción.

Como lo están haciendo ya varios países —Japón, Australia, Reino Unido, Canadá, Francia y Estados Unidos— México necesita tener, para este tema, una estrategia de salud pública. Sin embargo, antes de siquiera abordar esta situación, el gobierno federal necesita corregir varios frentes:

1.- Sistema público de salud: Hemos sido testigos de que cientos, quizá miles de personas han tenido problemas para conseguir medicinas para enfermedades preexistentes a la 4T, como cáncer o VIH. Hay una implementación deficiente del nuevo sistema de salud gratuito, el Insabi, con el que muchos funcionarios y, sobre todo, pacientes, han quedado insatisfechos y desprotegidos.

También, han sido muchos los hospitales públicos que se han quejado de no tener los insumos elementales —ni siquiera jabón de manos— para atender pacientes.

Si el gobierno federal no puede atender a la población que habitual y programadamente acudía a sus citas médicas, ¿cómo va a atender una pandemia en la que habrá largas colas en hospitales para revisiones y gente solicitando camas y respiradores artificiales para tratar sus padecimientos?

En este rubro, ¿cómo pedir a doctores —como se les ha pedido en China, Corea e Italia— que den tiempo extra para atender a pacientes, si se sienten maltratados y sin equipo básico para no contagiarse? En China, más de 3 mil médicos y enfermeros han sido infectados por el virus.

2.- Relación con laboratorios: Aún es incierto cuándo habrá una vacuna para el coronavirus. Los escenarios más promisorios dicen que hacia finales de mayo, pero es algo que todavía puede tardar. La relación del gobierno del presidente López Obrador con la industria farmacéutica nacional y extranjera se ha deteriorado, al grado de que hay voces que señalan que hacia marzo habrá un faltante de medicinas por cambios en los mecanismos de licitaciones y adjudicación de fármacos.

Nadie duda que haya muchas cosas por mejorar en la contratación de este tipo de insumos, pero también parece que, para esconder deficiencias en el actual gobierno, se ha culpado mediáticamente a los laboratorios por el déficit existente. Ante ello, valdría la pena establecer un diálogo franco con las farmacéuticas y tener las mejores condiciones para la atención de los mexicanos, o, ¿acaso nos queremos arriesgar a que las medicinas para tratar a los infectados o que las vacunas para proteger a toda la población no lleguen, o lleguen tarde?

3.- Uso de redes sociales: En México, éstas han sido utilizadas por todos para polarizar. En varios países del mundo, la información falsa se ha propagado por esta vía, poniendo en riesgo la forma en la que se está atendiendo la emergencia sanitaria, y ello ha llevado a que países como China fortalezcan las restricciones de su uso.

Sería importante tener un plan para la contención y control de noticias falsas y de avanzar la información fidedigna, y si esto falla, debería haber claridad sobre cuál sería el mecanismo legal para intervenir estas redes.

4.- Relación con la prensa, extranjera y nacional: La relación del Presidente y buena parte del gobierno con la prensa, en particular con la extranjera, últimamente se ha visto friccionada. Ejemplo de ello son las recientes críticas a medios como The Wall Street Journal, El País y el Financial Times.

Derivado de esas descalificaciones, la cobertura que se da hacia México tiende a destacar temas más negativos que positivos. Ahora que la prensa se está volviendo tan importante y, a su vez, selectiva para cubrir el paso del virus, valdría la pena sentar una nueva relación con los medios de comunicación. No nos podemos dar el lujo de notas negativas desde el extranjero, cuando uno de nuestros principales ingresos es el turismo. El año pasado recibimos a poco más de 45 millones de visitantes, los cuales gastaron más de 20 mil millones de dólares en México, según la Secretaría de Turismo. De hecho, es nuestra principal y única actividad económica con crecimiento sostenido.

Y si la prensa nacional o extranjera genera alarma sin causa fundada, ¿qué va a hacer el gobierno?, Pero también, ¿cómo contener un ánimo censor que se ve en varios funcionarios ante notas ciertas y bien fundamentadas?

5.- Restricciones a la movilidad de personas (zonas en cuarentena): La epidemia ha ocasionado que varios países emitan reservas a la movilidad de personas y límites a la compra y venta de ciertos productos (mascarillas y medicinas). En México no hay, en tiempos recientes, casos semejantes de restricciones. Nuestro marco jurídico es bastante libertario y aunque se pueden suspender garantías por causas que pongan en grave peligro a la sociedad es más probable que el gobierno opte por las medidas que puede dictar el Consejo de Salubridad General. Este consejo ya sesionó durante la influenza en 2009.

En síntesis, muchas de las fricciones que tiene la 4T con actores clave no pudieron haber venido en peor momento. Nadie quiere regresar a abusos de proveedores, ni de excesos de medios de comunicación o en las redes sociales. Pero tampoco se busca que, por impericias oficiales, enfermos estén en riesgo y que se comprometa el desarrollo y futuro del país.

Quienes saben de estos temas apuntan a que estamos, en el mejor de los casos, a un par de meses de que los brotes inicien en México. Ojalá sea tiempo para que el gobierno federal encabece la planeación de muchos temas como los señalados y, desde luego, reconstruya relaciones importantes, pero sin aceptar abusos. Para lo que viene se necesita de un Estado fuerte, pero también uno eficiente, con las mejores autoridades en materia de salud. ¿Estaremos a tiempo?
 

Twitter: @JTejado

Javier Tejado Dondé
Javier Tejado Dondé, es abogado por el ITAM; maestro en Relaciones Internacionales por la Universidad de Fletcher School y, maestro en Derecho por la Universidad de Yale. Ha sido colaborador de las...