El aborto dejó ver que la derecha en México ya no existe

Javier Tejado Dondé

Mientras tanto, el Presidente López Obrador en el tema de la despenalización del aborto decidió también guardar silencio

La semana pasada el aborto quedó despenalizado en todo México por una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). De manera sorpresiva, los 10 ministros presentes votaron por ello sin ambigüedades, poniendo en el centro del debate el derecho de la mujer para decidir sobre su cuerpo. 

Pero, hace no mucho, 10 años para ser exactos, la decisión de la SCJN fue la opuesta: privilegió el derecho a la vida desde la concepción.

Lo sorprendente es que, a pesar de que las encuestas revelan que la mitad de la población está a favor del aborto (45%) y otra mitad (53%) no lo está, (Encuesta de El Financiero, 8 de septiembre), no hubo mayores reacciones contra la decisión de la SCJN. No se registraron movilizaciones en el país, ni posicionamientos en el Congreso, no hubo ataques en redes sociales, sólo un tímido desplegado de las iglesias evangélicas y un tibio pronunciamiento de la iglesia católica desde su semanario. Ayer, apenas unas 120 personas se manifestaron frente a la sede de la SCJN.

Las fundaciones que pregonan los valores de la familia y los defensores provida básicamente estuvieron silenciosos. Bueno, hasta en el gran número de escuelas católicas el tema pasó de noche. Sencillamente, las posiciones de derecha en México se han quedado sin quien las lidere. Una importante parte de la población simpatiza con posiciones de derecha, pero ésta no encuentra quien la represente.

Mientras tanto, el Presidente López Obrador, astuto como pocos en temas electorales, en el tema de la despenalización del aborto decidió también guardar silencio. Con esa decisión, mantiene a sus seguidores y no polariza con la mitad de la población que está en desacuerdo con esta posición. Simplemente el Presidente evita el desgaste, pues sabe que no tiene rivales con quiénes pelear.

Tan tenemos ya en México una derecha ‘de closet’, que en lugar de defender públicamente su posición a favor de la vida —y argumentos hay para ello— han optado por esconderse y sólo sabotear subrepticiamente la despenalización del aborto. 

Ahora, vía la discusión de la ‘objeción de conciencia’ de los médicos para no practicar abortos, están tratando que las mujeres que decidan abortar tengan obstáculos para encontrar un médico que les permita ejercer su derecho. Esto será discutido de vuelta en la SCJN el próximo lunes, pero el tema es que la posición de derecha en nuestra vida política nacional ha desaparecido.

Con la derecha ausente y la falta de liderazgos notorios en ella, en nuestro país las posiciones de izquierda no tienen contrapeso. De seguir así las cosas, la 4T tiene fácil al camino rumbo a 2024 dado que domina la narrativa de izquierda y no tiene contrapesos en la derecha.

Quizá la única opción que le quede a la oposición en México es emular lo que sucedió el domingo pasado en Argentina: toda la oposición se unió y privilegiaron a candidatos con posiciones de centro. Sólo así lograron derrotar por cinco puntos a la “4T Argentina” representada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Y ojo, esto fue idea del partido de derecha en Argentina, el “Pro”. Pero veamos qué hace la oposición en México.

Cambiando de tema

¿Será cierto que en el desfile militar del 16 septiembre habrá, por primera vez, discursos y que uno de los oradores a nuestras Fuerzas Armadas será el presidente de Cuba, Miguel Diaz-Canel? ¿Qué señal se quiere mandar con eso?

 

Twitter: @JTejado
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios