Adiós al Baby’O con incendio provocado

Javier Tejado Dondé

Ayer miércoles, a las 21:44 hrs, se informó a funcionarios de primer nivel en Guerrero por WhatsApp que, de un automóvil estacionado afuera del restaurante-discoteca Baby’O se bajaron varias personas, golpearon al vigilante y se metieron con bidones de gasolina a vaciarlos en la parte interior del recinto, para luego prenderle fuego. Al mismo tiempo, el dueño del icónico establecimiento, Lalo Cesarman, escribía, también por mensajes de WhatsApp, a sus allegados: “Hecharon gasolina y lo prendieron” (sic).

Quemar el lugar más icónico de Acapulco es una escalada en la inseguridad que vive el puerto y el Estado de Guerrero. Esto sucede, además, a una hora en la que el puerto tiene sus locales abiertos y a la gente circulando, y a tres cuadras de la gran zona naval militar del puerto. El mensaje del crimen es clarísimo: “aquí mandamos nosotros”. Para mayor prueba del control que tiene la delincuencia en la plaza, las autoridades filtraron la versión de un “corto circuito” para intentar apagar el escándalo y ocultar lo sucedido.

El incendio del Baby´O se da la noche previa a que asumieran los nuevos alcaldes de todo Guerrero. Incluida la nueva alcaldesa de Acapulco, Abelina López, de Morena. Ayer en redes se reportan también otros hechos de violencia brutal, varios de ellos subidos en video, para mandar mensajes de que hay nuevos controladores de varias plazas.
 

Lo realizado ayer en Guerrero y la forma en que se ha difundido es una estrategia para mandar intimidar y mandar señales claras a autoridades y a la población. De menos las autoridades que dejaron el cargo, literalmente ayer renunciaron a sus responsabilidades a favor de la gente y del Estado de derecho. Veremos en unas horas qué hacen las que hoy en la madrugada han asumido los cargos en Acapulco y otras ciudades. Las autoridades debieran investigar a fondo lo sucedido y no descartar ninguna hipótesis. Pero su investigación empieza débil al dar a conocer un resultado contrario a las comunicaciones entre autoridades y el dueño del establecimiento.

Para que no haya dudas de lo sucedido, se anexa el mensaje del dueño Baby’O, Lalo Cesarman, dado que una de las personas que recibió la conversación ha autorizado su publicación. Pero Guerrero se acerca, todo, a la ingobernabilidad.

incendio-acapulco-babyo.jpg
 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios