Se encuentra usted aquí

14/01/2020
01:50
-A +A

Una noche en la Tarahumara, le pregunté al padre Blanco qué veía en el racimo de estrellas que teníamos sobre nosotros. Las miró un momento con sus ojos escrutadores y pugnaces detrás de los lentes y contestó en un tono dulce y convincente:

—Vida.

***

El alma también puede ser seducida y penetrada.

***

Sólo te salvas en la medida en que trabajas para los demás. O simplemente, en que escuchas a los demás.

***

La ansiedad es mala compañera para el artista.

***

El hombre es lo que cree olvidar.

Escritor, articulista, director de teatro, dramaturgo y académico mexicano