Se encuentra usted aquí

17/09/2019
01:51
-A +A

Sintiéndose próximo al final, llamó a la recepción del hotel.

—Por favor, estoy a punto de morir. Que alguien suba a cerrarme los ojos.

***

Para las palabras dichas en voz baja,
las mujeres son más sensibles que los
hombres.

***

De lo religioso a lo amoroso, en la vida todo es seducción.

***

Hay casas y cosas a las que no habría
ni que asomarse.

***

Preferible no hablar con el confesor, ni con el médico, ni con el artista célebre.

Escritor, articulista, director de teatro, dramaturgo y académico mexicano

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN