Suscríbete

2021: un nuevo reto, una gran incógnita

Hussein Forzán R.

Jamás imaginamos un estadio vacío, suspensión de eventos mundiales y —por si fuera poco— tener la incertidumbre de qué pasará en los próximos meses

La última y nos vamos. Así termina un año más, un año imposible de haber imaginado; ni siquiera en las peores pesadillas, hubiéramos pensado que viviríamos una enfermedad como el Covid-19 y lo que sufriríamos con este padecimiento.

El mundo del deporte jamás imaginó enfrentarse a los retos que trajo todo esto. Jamás imaginamos un estadio vacío, suspensión de eventos mundiales y —por si fuera poco— tener la incertidumbre de qué pasará en los próximos meses.

El siguiente año tendremos el máximo de los retos deportivos de los últimos 70 años; estamos hablando de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Cabe recordar que las únicas ocasiones en la que se han suspendido los Juegos fue a causa de la guerra.

Esta vez, la naturaleza fue la causante de la tragedia, y el reto será la organización de ese evento, pero sin duda el mayor reto será para los asistentes, quienes vivirá una justa muy especial.

2021 será fundamental para “visualizar” un poco el futuro, de cara a la Copa del Mundo en Qatar, ya que se podrá evaluar los traslados de aficionados por todo el mundo, hospedaje y comidas; de igual forma, el servicio en los inmuebles deportivos será parte de la “nueva” industria.

Puedes leer: "Anuario EL UNIVERSAL Deportes: Septiembre 2020"

Se vienen estos retos para los proveedores de comida, refrescos, cervezas y esquilmos en general. Las activaciones en eventos de convocatoria mundial deberán verse modificadas, pero —sobre todo— evolucionar; esta palabra será la que más debemos usar de cara a la década naciente.

Nos dimos cuenta de que la comunicación digital se vuelve una parte fundamental para estar en contacto con los aficionados. Se vuelve una oportunidad invaluable para que se puedan realizar nuevas actividades, tales como una eLiga, porque se vuelve una oportunidad para generar nuevos fans.

La misión sería ir por los nuevos aficionados, aquellos que tienen entre 10 y 15 años de edad, esos que ya no se sientan frente a la televisión dos horas y que además tienen en sus manos y alrededor más de tres o cuatro pantallas.

Los hábitos en el deporte cambiarán, pero —sin duda alguna— es una evolución que tarde o temprano llegaría. No debemos sentirnos presionados, todo lo contrario; es momento de echar a volar la imaginación y es momento de crear, evolucionar, generar.

El verdadero reto será para los aficionados y toda la industria que rodea al deporte. El comportamiento de los fans será fundamental, porque deberán ser más limpios, cumplir con las medidas de sanidad, la elaboración de alimentos deberá ser con grandes estándares de limpieza, el uso del dinero electrónico será parte de la nueva realidad, así como la limpieza en instalaciones públicas y el acceso a la información electrónica serán parte de la nueva forma de vivir los deportes; sin duda, será un reto para todos.
@husseinforzan
 

 

 

Comentarios