Se encuentra usted aquí

Un paseo por nuestra esencia ácrata

19/11/2019
02:00
-A +A

Aumenta la presencia pública de la cofradía más secreta de México: los anarquistas o anarkos o anarkxs que paradójicamente se organizan en un puñado de colectivos espectacularmente histéricos y cada vez más ufanos de sus prácticas violentas.

Son grupos o sectas que nacen, crecen, se reproducen y metamorfosean con alegre plasticidad. Los hay anarco-comunistas, insurreccionalistas, matrixos, feministas antisistémicas, informalistas, bakuninistas, anarco-nihilistas, escépticopuristas, ecoanarquistas, neoludistas y un extenso registro de istas.

Los grupos y las grupas y lxs grupxs orbitan alrededor de estas denominaciones; mastican dos, tres manifiestos y burbujeando sacrosanta ira se confeccionan nombres espectaculares: unas chavas se llaman “Comando Feminista Informal de Acción Antiautoritaria” (COFFIA), otras son las “Féminas Brujas e Insurreccionalistas” (FBI); los nihilistas se llaman “Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria”; los ecoanarkos, no sin sudoraciones, confeccionaron “Individualidades Tirando a lo Salvaje”.

Unos juran por Rousseau y quieren acabar con la sociedad y volver al estado del “buen salvaje”; otros bakuninean y les basta con acabar con la sociedad “aquí y ahora”. Estos floresmagonizan y prefieren a Kropotkin; los matrixos juran por el agente Smith que aprieta en la película Matrix su programa profiláctico: “¡Los humanos son el cáncer del planeta y nosotros somos la medicina!”

Claro, esto deja de ser gracioso cuando este intenso popurrí psicótico se pone en acción. El lema de las señoritas del COFFIA es: “NO VOTES. MÁTALOS A TODOS”. Los “Individualidades Tirando a lo Salvaje” (ITS) se vanaglorian en las redes de haber asesinado, en los últimos años, a seis personas (incluyendo al empleado de la UNAM José Jaime Barrera Moreno y a la estudiante Lesvy Osorio). El “Círculo de Ataque-Punta de Obsidiana” asegura haber enviado un paquete explosivo al entonces rector Narro y festeja haberle causado baja a la mano de un empleado.

 

Una subsidiaria de ITS, “Maldición Eco-Extremista”, se adjudica las bombas que tronaron en la catedral de San Cristóbal Ecatepec y en el Power Center de Coacalco. “Guerra y Sabotage Incendiario” (sic) presume las bombas que le echó a la legislatura de Quintana Roo, a la Industria Avícola PATSA y a dos concesionarias automotrices y, por si fuera poco, de haber ultrajado con un glorioso grafiti la tumba de Díaz Ordaz. El nombre de esta subsidiaria anarco-freudiana es “Algunxs Anarquistas Informales en Conflicto Permanente”.

Hace una semana, el grupo “Proletarios Salvajes Contra el Estado Mexicano” se adjudicó el cierre de la avenida Insurgentes en la Ciudad Universitaria que afectó a cientos de miles. En sus fotos muestran un camión mercantil que pasó a mejor vida, rodeado de siete Proletarios Salvajes que lo están velando junto a una manta que dice “LXS MUERTXS SERAN VENGADXS”. En el manifiesto anexo en línea, llaman “a la huelga general, la acción y la lucha directa, asambleas territoriales, ollas comunitarias, saqueos y sabotajes”.

En el mismo sitio web (es-contrainfo.espiv.net), luego de los desmanes en el Centro Histórico, los “Informales en Conflicto Permanente” le respondieron a su mamacita López Obrador: “¡Nos portamos mal, muy mal, y podemos portarnos peor!” Para demostrar lo mal que se portaron, incendiaron una puerta y le asestaron un grafiti a un maniquí.

Después denuncian que “desde el púlpito mañanero AMLO intenta invisivilizarnos” (sic). Rechazan ser halcones o marionetas de nadie y manifiestan su enfado por haber sido tachados de “conservadores” por un señor que todas las mañanas les habla a sus “focas aplaudidoras”; un señor “fascista misógino y sexista, pro-vida, ultraconservador y evangélico” que insulta “nuestra esencia ácrata”. Y de pasada explican que atentar contra la librería Gandhi —cosa que tanto irrita a “lxs civilizadxs, es decir a lxs domesticadxs”— no fue “anti-intelectualismo fascista” sino castigo por vender tazas con el símbolo del anarquismo.

¿Serán éstos los mismos que luego se fueron contra el camarada Siqueiros y la librería de la UNAM? La pobre UNAM, inerme, blanco preferido... Otro grupo, “Maldición Eco Extremista”, se burla en su portal (basado en Italia, por cierto) de la seguridad en Ciudad Universitaria, se adjudica “atentados desde el abandono de paquetes bomba o artefactos incendiarios hasta el asesinato” y convoca al seminario “¡El sistema tiene grietas, aprovechémoslas!”

Lo dicho: éramos muchos y parió la abuela…

Guillermo Sheridan (1950) es investigador en la UNAM y periodista. Ha publicado varios libros académicos sobre la cultura mexicana moderna, en especial sobre su poesía. Su trabajo como periodista ha...