Se encuentra usted aquí

Caso Bartlett: el ardid de Irma Eréndira

01/10/2019
00:12
-A +A

Los periodistas Areli Quintero y Carlos Loret documentaron que Manuel Bartlett posee unos 800 millones de pesos en 25 propiedades que están registrados a nombre de su pareja sentimental, así como muchas empresas que propician la evolución de la Patria, y que no figuran en su declaración patrimonial.

El Primer Magistrado López Obrador no tardó en transformarse en fiscal especial y lanzar sentencia: Son “ataques”, dijo, “un intento de desprestigio, de manchar al nuevo gobierno”. (De los muchos gobiernos previos prestigiados por Bartlett no dijo nada.)

Caramba.

La impunidad de Bartlett, protagonista de una espectacular trayectoria hecha de creciente poder, nula moral y equilibrada astucia, perdura desde que servía al PRI en 1968 y se expande en 2019 al servicio, ¿quién lo diría?, de un Presidente tan ufano de su cruzada moral contra la corrupción.

Es tan desconcertante que se habla ya de que Bartlett tiene información comprometedora. Yo creo que se trata de una estratagema audaz.

En apariencia, como su Presidente, y acatando las leyes que de ella emanen, la C. Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, también dispersó cualquier duda sobre la honorabilidad de Bartlett. Primero dijo que los bienes habían sido adquiridos “cuando Bartlett no era funcionario público” y después dijo que no había denuncia.

Extraño que saliera con eso la C. Secretaria que contempla pagar a quienes denuncien anónimamente a los corruptos. Hizo pensar que el error de los periodistas fue denunciar públicamente y no de manera anónima. Y así lo constató que, cuando por fin aceptó abrir expediente apegado a derecho, dijera que fue en respuesta a una denuncia ciudadana anónima. Es tan absurdo que tiene que ser ardid.

Y más si se recuerda que la C. Secretaria ha argumentado mil veces que la transparencia y el combate a la corrupción dependen de la “sociedad civil”. Como escribe en “From Institutional to Structural Corruption” (en línea): “Las estrategias anticorrupción más eficaces son las que se basan en la participación de la sociedad: las organizaciones, los movimientos sociales, los periodistas de investigación y los ciudadanos normales (sic), que suelen estar más al tanto y más capacitados para documentar abusos que las oficinas burocráticas”; que son “ajenos al gobierno y pueden revelar lo que pasa bajo las apariencias y poner en riesgo fortunas y carreras políticas”. He ahí la evidencia del ardid.

¿O habrá quien ponga en duda la honestidad de la destacada académica sólo porque ahora es destacada Secretaria de Estado? Es la misma diputada que propuso al Constituyente de la CDMX copiar de la constitución de Venezuela la figura del “Poder Ciudadano” que podría “coordinar el Sistema Universal de Declaración Patrimonial y Declaraciones Juradas”.

Es la misma persona que proclama aborrecer “la mordida, el favoritismo, el nepotismo, el amiguismo y los privilegios”; la que se opone a que los funcionarios no declaren el “valor de mercado” de sus bienes inmuebles y los adjudiquen a sus familiares; la misma que aplaude que el Código Penal Federal incluya en la responsabilidad de los servidores públicos a sus “cónyuges, descendientes o ascendientes, parientes por consanguinidad o afinidad hasta el cuarto grado” así como “a cualquier tercero con el que tenga vínculos afectivos”.

Y es la misma persona que ha descalificado en varios foros internacionales a la Secretaría de la Función Pública porque como a su titular lo nombra el Presidente, “no es independiente de él, lo que la hace muy ineficiente”.

Caramba y zamba la cosa…

Y bueno, ahora deberá mostrar si sus convicciones morales están a la altura de su cargo o, en su defecto, si es su cargo el que está a la altura de sus convicciones morales. Como no dudo de su honestidad, creo que sus aparentes dudas han sido una calculada estrategia, tan laboriosa que incluyó que su esposo John Ackerman (el secretario de la Adulación Pública), pusiese su poder mediático al servicio de aquel a quien investiga su esposa.

Y, desde luego, es también un ardid del Presidente, quien sentenció que en el caso Bartlett los periodistas son “hipócritas” y por tanto no son periodistas ni pertenecen a la sociedad civil ni nada de na.

En fin, ya se verá si es cuarta transformación o nuevo eterno retorno...

Guillermo Sheridan (1950) es investigador en la UNAM y periodista. Ha publicado varios libros académicos sobre la cultura mexicana moderna, en especial sobre su poesía. Su trabajo como periodista ha...