Cannabis y empleo

Guillermo Nieto

La incorporación del cannabis a las actividades productivas y empresariales legales implica la generación de nuevos empleos. La producción, transformación, transporte y venta son los más inmediatos, pero el mercado legal de la mariguana ofrece nuevos puestos que no era posible desarrollar en la clandestinidad.  

Un ejemplo de esto son los budtenders, un tipo de vendedor especializado en cannabis, que conoce las características de cada planta y puede recomendar al usuario un tipo en especial de acuerdo a sus necesidades, también están los cocineros cannábicos, directamente responsables de crear nuevas recetas para consumir esta planta, pero el atractivo de la oferta laboral en una economía donde el cannabis es legal no solo está en los nuevos puestos que se ejercen.

Tan solo en Estados Unidos, donde la mariguana de uso adulto es legal en 12 territorios y la medicinal en 33, se han generado más de 243 mil empleos hasta enero de 2020, de acuerdo con el conteo anual realizado por el medio especializado Leafly, mientras que economistas de ese país llaman a este fenómeno “el boom secreto del empleo”.

De 2018 a 2019, la creación de empleos del mercado de la mariguana legal creció 15%. En solo un año se generaron 33 mil 700 nuevas plazas. Esto es en parte debido a las nuevas legislaciones en Illinois, Oklahoma y Massachusetts.

Un dato interesante sobre este nuevo mercado laboral es que los profesionales y técnicos especializados como auxiliares de laboratorio y expertos en impuestos representan la mitad de todos los puestos disponibles.

Los ingresos para uno de estos puestos oscilan los 59 mil dólares, 11% superior a la media de los trabajadores en Estados Unidos. Esto atrae incluso a mano de obra mexicana, los “trimmers”, quienes aseguran ganar buen dinero y trabajar solo por una temporada al año.

En México, la tasa de desempleo de la población económicamente activa está en 3.7%, del total de desempleados en el país, 47%, casi un millón, tiene estudios medio superior y superior, por lo que cualquier oportunidad de nuevos empleos es vital para reducir esta cifra.

Actualmente, las actividades generadas a partir del cannabis son ilegales, por lo que no solo no generan ocupación, sino que además se convierten en un problema de seguridad pública. En México, se calcula que más del 40% de los detenidos por delitos relacionados con drogas portaba sustancias por valor menor a 500 pesos.

Otro ejemplo de mercado laboral abierto al cannabis es Canadá donde, desde su legalización en 2018, las 175 compañías registradas en el censo de productores de cannabis dan empleo a 9 mil 200 personas, que representan 29% de los 571 millones de dólares que esa industria gasta al año.

60% de los empleados trabajan en cultivar, cosechar, procesar, manufacturar y administrar el cannabis; otro 20% trabaja en empaquetamiento, marketing, ventas y transporte; el 20% restante se dedica a control de calidad, investigación y desarrollo, seguridad, ingeniería y mantenimiento.

Es tal el boom de nuevos trabajos en esta industria naciente que ya existen portales especializados en búsqueda de empleos cannábicos, como 420careers.com o cannajobs.com, donde los usuarios pueden consultar rangos salariales, demandas de tiempo y otras características de los puestos ofrecidos por las compañías dedicadas al aprovechamiento de estas plantas.

Presidente de ANICANN

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios